•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuatro universidades miembros del Consejo Nacional de Universidades (CNU) de Nicaragua presentaron oficialmente ayer una “Política Universitaria Centroamericana para la reducción del riesgo de desastres”, que busca incluir dentro de la currícula universitaria conocimientos sobre gestión de riesgos, definir líneas de investigación y proyección social en ese campo y reducir la vulnerabilidad de los campus universitarios ante emergencias y posibles desastres.

Las universidades que ya adoptaron la política son la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Universidad Nacional Agraria (UNA), Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en su sede de Managua y también de León, y a estas se suman otras 17 universidades de Centroamérica y República Dominicana,miembros del Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA). Los planes incluyen la adopción de la política por otras universidades miembros del CNU y universidades privadas. 

El secretario general adjunto del CSUCA, Francisco Alarcón, explicó que en la región las amenazas naturales como huracanes, tempestades, tormentas, depresiones tropicales, deslizamientos de tierras, inundaciones, erupciones volcánicas o sismos “se han vuelto recurrentes año con año en América Central de manera cada vez más frecuente y más intensa”, por lo que las universidades deben “formar a nuestros graduados de manera que sean sensibles a esta realidad y que sean competentes para manejar adecuadamente el riesgo de desastres en la práctica de sus profesiones”.  “En los últimos tres años pudimos capacitar y sensibilizar acerca de 18 mil docentes y estudiantes de veintiún universidades. Además se logró introducir la reducción de riesgo y la adaptación al cambio climático en los planes y programas educativos de 51 carreras en las agendas de investigación y en las acciones de extensión”, precisó Armin Ullmann, director residente adjunto responsable de ayuda humanitaria y prevención de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), organismo que financió la política.

Según Ullmann, la política fue aprobada el año pasado luego de la ejecución de numerosos proyectos universitarios en el tema de reducción de gestión de riesgos, desarrollados dentro del Programa Universitario para la Reducción del Riesgo de Desastres y Adaptación del Cambio Climático (Pridca).  

Compromiso individual

Armando Ugarte, coordinador de Comisión de Universidades para la Gestión Integral del Riesgo (CUCGIR), explicó que la política centroamericana es una directriz macro de las acciones que deben implementar las universidades, “pero cada institución universitaria debe tener su propia política porque tenemos distintos perfiles, distintas instalaciones”. Agregó que alrededor de seis meses todas las universidades deberían tener elaboradas esas políticas. 

Sin embargo, Ugarte aseguró que las universidades han avanzado en la implementación de la política: a nivel general, “en la rama académica estamos más o menos por el 60% de avance, en la rama de investigación tal vez un 50%, en prevención estamos más fuertes en un 80% y en ver cómo nuestras instalaciones sean un poco más seguras y resilientes estamos un poco más atrás, quizá un 40% de avance”.  

En los recintos de León y Managua de la UNAN y en la UNA ya se ha modificado la currícula para incluir la reducción de riesgo de desastres, y la UNI está en proceso para que el próximo año esté inserta la temática, según Ugarte. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus