•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Nicaragua entregó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un documento mediante el cual oficializa su adhesión a los acuerdos de París, tratado que originalmente había descartado suscribir en 2015 por considerarlo insuficiente ante las consecuencias que el cambio climático está causando en países vulnerables. 

El anuncio fue dado a conocer por la vicepresidenta de la República Rosario Murillo en su tradicional alocución en Canal 4 de televisión. Murillo destacó que el Gobierno cumplirá “fielmente sus disposiciones”. “Que la gran mayoría de los Estados tanto desarrollados como en vías de desarrollo hemos asumido los compromisos de unir y multiplicar esfuerzos frente al incremento de los desastres naturales con elevados costos, en la pérdida de vidas y cada vez mayores costos materiales. De la misma manera, unimos esfuerzos para detener y reducir los altos niveles de contaminación que envenenan el planeta”, dijo Murillo al leer el tercero de los considerandos que integran el documento entregado a la ONU. 

Hasta ayer Nicaragua era uno de los tres países que no habían suscrito dicho acuerdo, junto a Siria y Estados Unidos (que a mediados de este año decidió abandonarlo). En su momento el Gobierno nicaragüense había argumentado que el acuerdo de París no contemplaba acciones urgentes, como indemnizaciones a los países que sufren las consecuencias del cambio climático.

Ayer, Murillo afirmó “que el acuerdo de París, a pesar de no ser el acuerdo ideal,  es el único instrumento que permite en la actualidad, esa unidad de intenciones y esfuerzos”. 

Buena acogida

La noticia ha sido vista con beneplácito por representantes de organizaciones ambientales del país. Amaru Ruiz, presidente de la Fundación Amigos de Río, destacó que este anunció vincula al  país en una posición internacional de consenso ante lo que representa el cambio climático para los países más vulnerables, y desde una perspectiva de voluntad política,  están los esfuerzos que hará Nicaragua para disminuir los gases de efecto invernadero.

Lo que aportaríamos 

¿A qué se podría comprometer Nicaragua para tratar de aportar a la reducción del cambio climático? Ruiz menciona que la apuesta que debería realizar el país debe estar enfocada hacia la adaptación al cambio climático y no necesariamente a los aspectos de mitigación. “La mitigación está referida a la  reducción de emisión de gases de efecto invernadero, Nicaragua no es un país muy contaminante, ni siquiera en la región representa mucho, si si dejara de emitir no significaríaa nada; entonces sus medidas a raíz de la firma del acuerdo deben de ir en torno a la adaptación”, dijo Ruiz.

Dicha medida podría estar definida en una ley de adaptación al cambio climático, tal como lo han externado organizaciones medioambientales del país. En este sentido, Víctor Campos, director del Centro Humboldt, declaró a la agencia de noticias AFP que una manera de que el país pueda ir contribuyendo al acuerdo de París, se deberá elaborar un plan nacional sobre cambio climático. 

“Nosotros le hemos pedido al Gobierno, en una carta al presidente Daniel Ortega que emita una ley y que se elabore un plan nacional de adaptación al cambio climático”, dijo Campos.

Por su parte, Radomir Manzanarez, representante de la organización Jóvenes Ambientalistas, mencionó que otra de las medidas que el Gobierno debe continuar potenciando es el fortalecimiento de las capacidades en los territorios locales, especialmente en lo concerniente a manejo integral de desechos.

Esfuerzos palpables

Kamilo Lara, director del Fondo  Nacional de Reciclaje  por su parte considera que a pesar que Nicaragua no aporta muchos gases de efecto invernadero, ha venido realizando algunas medidas para aportar a la mitigación del cambio climático. Estos aspectos están referidos al hecho de contar con varias reservas de biosferas, y también a que desde hace algunos años se ha venido cambiando la matriz de generación eléctrica, apostando al uso de energía renovable para no depender de combustibles fósiles. 

Coyuntura de la firma

El anuncio de la adhesión de Nicaragua al acuerdo de París, se produce semanas después de que el paso de la tormenta tropical Nate volvió a poner en evidencia la vulnerabilidad del país y los otros países centroamericanos a los efectos del cambio climático. La tormenta que bordeó el Caribe centroamericano descargó grandes cantidades de lluvias que desbordaron ríos, provocaron inundaciones y deslaves que arrasaron casas y destrozaron carreteras y puentes.

Nate dejó al menos 32 muertos en el istmo, 15 de ellos en Nicaragua, el más golpeado por el paso de la tormenta. 

Un informe del centro universitario de investigación Estado de la Nación, de Costa Rica, destacó que Centroamérica es una de las zonas del mundo más vulnerable a los efectos del cambio climático, pese a que aporta solo 0.5% de las emisiones de gases de invernadero. El calentamiento, según el estudio, “profundiza las amenazas y vulnerabilidades históricas de Centroamérica, generadas por factores como la degradación ambiental, la ausencia de ordenamiento territorial, la exposición y riesgo de desastres para las poblaciones, la ineficiencia energética y la dependencia de combustibles fósiles, el mal manejo del agua y las debilidades institucionales para la gestión ambiental”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus