Secciones
Multimedia

El cuido del hogar, principal impedimento para que las mujeres trabajen

Foto por: Alejandro Sánchez

El análisis de Funides se basa en estimaciones realizadas a partir de las ediciones de la EMNV y grupos focales.

Inequidad. La principal causa de deserción laboral de las mujeres en Nicaragua se da por no tener con quién dejar al niño, según el más reciente estudio de Funides.

La principal razón de la inactividad laboral de las mujeres es la atención de las obligaciones del hogar, reveló el estudio “Efectos de la maternidad en la inserción laboral de las mujeres”, presentado ayer por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides). 

El 55.3% de las mujeres que no tienen un empleo formal son inactivas laboralmente debido a que se quedan atendiendo las “obligaciones del hogar”. 

En contraposición, la razón por la que el 51% de los hombres que está fuera del mercado laboral no trabaja es por estudio. 

El análisis de Funides se basa en estimaciones realizadas a partir de las ediciones de la Encuesta Nacional de Hogares sobre Medición de Nivel de Vida (EMNV) y grupos focales realizados con mujeres de todo el país a nivel urbano y rural. 

Lylliam Huelva, investigadora y una de las autoras del estudio, explicó que la situación de las mujeres se vuelve más complicada porque el trabajo de atender las obligaciones del hogar “no es reconocido en las estadísticas oficiales y es trabajo que no está siendo valorado”.

En el caso de las mujeres el hecho de estudiar representa solo el 19.6% de las razones de su inactividad laboral, el 14% no trabaja por estar pensionada o incapacitada y el 7.8% no forma parte del mercado laboral por razones de embarazo o por no tener con quién dejar a su niño, siendo esta última la principal razón de la deserción laboral de las mujeres, según el estudio.  

“Una vez que las mujeres se convierten en madres les es más difícil volver a trabajar porque la sociedad de alguna manera refuerza la idea de que las madres tienen que ser las que se queden cuidando a los hijos en la casa”, comentó Huelva.

El estudio de Funides descubrió que las mujeres que envían a su hijo menor de siete años a un centro de cuidado infantil, tienen entre 8% y 11% más probabilidades de insertarse al mercado laboral. 

 “Pero hay elementos complementarios que se deben tomar en cuenta. Hubo mujeres que manifestaron la necesidad de que el sistema de transporte fuera accesible porque a veces entre el centro de desarrollo infantil y el trabajo hay bastante distancia, influye también el horario de atención del centro y en el caso de las mujeres que tienen más de un hijo y los llevan a un centro privado, deciden que alguien se los cuide en la casa porque les sale más barato”, refirió Huelva.

Trabajan más, pero ganan menos

La tasa de participación en la fuerza de trabajo de las mujeres de 14 años y más en Nicaragua pasó de 41.6% en el año 2001 a 47.2% en año 2014, “sin embargo, la tasa de participación laboral de las mujeres aún está por debajo de la tasa de participación de los hombres, y suelen enfrentar desventajas una vez insertas en el mercado laboral”, destaca el estudio.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, aseguró que el estudio concluyó que la probabilidad de que las mujeres con hijos menores de siete años participen en el mercado laboral es 12% menos por el efecto de la maternidad.

“La mujer en sí gana menos, la mujer con hijos gana menos y la mujer con un hijo menor de siete años gana aún menos. Esto nos debe llevar a una reflexión de la importancia que tienen las políticas públicas y privadas en atención de crear mejores condiciones a las madres que tienen niños sobre todo menores de siete años”, dijo Chamorro.

En el caso de las mujeres que sí está trabajando se identificó que “hay una fuerte concentración en sectores que están feminizados como servicios, comercios y la idea es empezar a romper estos estereotipos, sino que las mujeres podamos movernos en sectores como la construcción o la ingeniería”, comentó Lylliam Huelva, investigadora de Funides.