•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jonathan Portobanco Blandón le quedará debiendo a la sociedad 5,100 días de prisión que equivalen a 14 años, cuando salga de la cárcel en agosto del año 2047, y termine de cumplir 30 de los 44 años a los que fue sentenciado por robo agravado, violación agravada y asesinato agravado.

Esto porque aunque fue condenado a 44 años de prisión por los tres delitos antes mencionados  en perjuicio de María Lidia Argüello, de 66 años, solo cumplirá 30 por ser esa la pena máxima en la legislación nicaragüense.

Por el crimen de María Lidia Argüello, también fue condenado a 29 años de encierro en la cárcel Gerson Portobanco Blandón, hermano menor de Jonathan, quien se declaró culpable de los delitos de robo agravado y asesinato.

María Lidia Argüello fue ultrajada sexualmente y asesinada la noche del 11 de agosto del 2017 en su casa de habitación en el barrio Julio Buitrago (también conocido como “barrio Maldito”) en el Distrito II de la capital.

Jonathan sin beneficios

La abogada acusadora particular Tatiana Martínez  expresó  que en el caso de Jonathan Portobanco Blandón,  él tendrá que cumplir los 30 años de prisión; “porque los condenados por delitos sexuales no tiene derecho a beneficios legales).

“En el futuro Jonathan Portobanco probablemente pida el beneficio de libertad condicional, pero la ley estipula que en  casos de delitos sexuales el sentenciado no tiene derecho a beneficios”, señaló la abogada Tatiana Martínez.

En la sentencia dictada por el juez suplente Sexto Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital, Bayardo Zelaya, también se condena a los hermanos Portobanco Blandón a pagar los daños causados a la víctima (en este caso la representante de María Lidia Argüello).

Aceptaron culpabilidad

En la primera audiencia inicial  el pasado el 26 de septiembre del año en curso, Gerson Blandón Portobanco expresó su voluntad de declararse culpable, pero a cambio que su hermano fuera eximido de responsabilidad penal.

Sin embargo, el 19 de octubre cuando iba a iniciar el juicio, Gerson Portobanco también se declaró culpable de los ilícitos de robo agravado y asesinato agravado.

La decisión de los hermanos Portobanco de declararse culpables tenía como propósito obtener penas mínimas por cada delito que cometieron, sin embargo, pesaron más los agravantes que las atenuantes invocadas por los defensores públicos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus