•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En marzo del año 2015 Gabriel Sánchez y su esposa Elizabeth Bellanger esperaban la llegada de sus primeras hijas. Sin embargo un poco antes de cumplir ocho meses de embarazo, Elizabeth experimentó complicaciones en la gestación, que devinieron en el nacimiento prematuro de las bebitas.

“Nacieron con 31 semanas. Lucía Victoria fue por parto vaginal y Sofía Milagros fue por cesárea, pesaron 1.5 libras, y fueron lo que se denomina (bebés) prematuros extremos debido a las semanas de gestación”, contó Sánchez.

Ambas niñas permanecieron en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital capitalino, alimentándose a través de una sonda y un catéter central, el cual es colocado directamente en el cuello. Sin embargo debido a la fragilidad de  su cuerpo, la pequeña Lucía Victoria comenzó a sufrir afectaciones en su salud que fueron mermando sus fuerzas, fue afectada por una sepsis neonatal, vivió 21 días.

Sofía Milagros por su parte, pese a haber nacido vía cesárea y experimentar complicaciones durante el parto, inició paulatinamente a batallar por su estabilización en la UCI. “El reto era que pudiera alcanzar el peso mínimo de 3.5 libras para poder darle de alta y llevarla a casa”, dijo Sánchez, esa batalla con la bebé les tomó más de 40 días, hasta que finalmente la pequeña fue dada de alta al alcanzar un peso de 3.2 libras.

“Luego empezaron los cuidados en casa para que ella fuera subiendo de peso y estimular su desarrollo”, refiere Sánchez.

Hoy con 2.5 años y medio la pequeña ha logrado alcanzar 17 libras de peso y a consecuencia de su nacimiento prematuro tiene retraso psicomotor y estrabismo divergente “y esto tiene un propósito tanto para nosotros como padres como para ella en el futuro”, sostiene Sánchez.

Según datos del Ministerio de Salud (Minsa), durante el año 2016 en el país un total de 1,166 mujeres ingresaron a los hospitales públicos debido a partos prematuros, trabajo de partos prolongados y hemorragias pospartos.

Según el portal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros, es decir más de 1 de cada 10. El 60% de ellos nace en el África subsahariana y en Asia meridional.

La OMS explica también, que cada año muere cerca de un millón de niños prematuros. Los que sobreviven pueden enfrentarse a discapacidades físicas, neurológicas o de aprendizaje durante toda la vida, lo cual supone un elevado costo para sus familias y la sociedad.

Apoyo organizativo

Los Sánchez Bellanger son una de las familias que desde hace poco más de un año forman parte de la Fundación Nicaragüense de la Prematurez, una entidad que trabaja en la promoción educativa y apoyo psicológico a padres con hijos prematuros.

Cynthia Delgado, presidenta de la Fundación y su esposo Marcelo García, quienes además perdieron a sus hijas sostienen que no hay datos oficiales sobre la cantidad de niños prematuros nacidos durante este año, sin embargo señaló que  la ONG tiene referencias de que hay un alto indicador de defunciones.

“En 50 días que nosotros estuvimos en el hospital con nuestras niñas internadas, fallecieron cinco niños en UCI. Unos compañeros de nosotros estuvieron 120 días y dejaron  contar (las defunciones) en 12, a razón de un bebé cada 8 días en nuestras experiencias”, dijo García.

Delgado por su parte agregó que actualmente trabajan en varios hospitales públicos, y también realizan actividades de divulgación sobre los escenarios que enfrentan los padres y sus hijos prematuros. Precisamente una de estas actividades educativas la realizará mañana con el propósito para conmemorar el Día Internacional del Bebé Prematuro.

“El 17 de noviembre se conmemora el día exacto del prematuro, pero será hoy, domingo,  cuando realizaremos esta actividad en el ranchón Tiscapa a partir de  las 9 de la mañana. Ahí especialistas realizarán charlas sobre cómo estimular tempranamente a los bebés, y la importancia que tienen para el niño los primeros días luego de salir de UCI”, señaló Delgado.

García por su parte agregó, que como parte de esta actividad se realizará también una kermese para recaudar fondos que permitan apoyar en el tratamiento a bebés prematuros; los cuales suelen presentar complicaciones respiratorias y afectaciones en otros órganos de su cuerpo por no estar plenamente desarrollados.

El directivo refirió, además que los especialistas que se vinculan al tratamiento de los bebés son neonatólogos, neumólogos, gastroenterólogos y podólogos, para superar los problemas del habla.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus