•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua tiene mucho potencial para producir madera tanto en plantaciones forestales como en los bosques naturales, aseguró Ronnie de Camino, experto de la Fundación Costa Rica para la Innovación y de World Resources Institute, organización que apoya el uso sostenible de los recursos naturales.

El experto recomienda utilizar la abundante tierra que hay en el país para plantar árboles de valor, que el Gobierno otorgue concesiones de aprovechamiento del bosque a comunidades rurales y que les brinde acompañamiento para que sepan administrar esos recursos. De Camino, doctor en ingeniería forestal y especialista en economía agraria de Chile, explicó que de esta forma se puede contrarrestar el efecto ambiental que producen los taladores ilegales al mal aprovechar el bosque.  

“En Nicaragua la tierra es barata, la mano de obra no es cara y hay abundantes tierras, además hay diversidad de bosques”, expresó De Camino en el Foro Bosque y Manejo Forestal 2017, que se realizó ayer en la Universidad Centroamericana. El experto  chileno explicó que existe una relación entre la idea de que la madera no tiene importancia económica como producción y el mal manejo de este recurso. 

“Un bosque mal administrado se acaba en poco tiempo porque sacaste lo mejor y no se dejó nada para que se reprodujera, ese bosque no tendrá ningún valor”, declaró Ronnie de Camino. 

Madera certificada

Jorge Eke, encargado de alianzas empresariales para Nicaragua y Honduras del Consejo de Administración Forestal (FSC por sus siglas en inglés), afirmó que en Nicaragua hay 21,000 hectáreas de plantaciones forestales certificadas. Sin embargo bosques naturales en producción hasta el momento no hay. 

Las plantaciones forestales son árboles plantados en un área donde no había nada, la teca es la más masiva en el país, afirmó Eke. Son 6 empresas forestales que tienen plantaciones certificadas en el país, indicó el representante de FSC. 

Marvin Centeno, presidente del Consejo Nicaragüense de Certificación Forestal Voluntaria (Conicef), explicó que se pueden certificar bosques naturales, plantaciones forestales y la cadena de producción de los productos derivados de la madera. Este es un proceso de evaluaciones donde se consideran principios para sostenibilidad económica, social y ambiental. 

 “Se somete a una evaluación para que se emita un certificado que indica que los productos del bosques cumplen con los compromisos sociales y ambientales. Cuando alguien compra un producto que no está certificado, no sabe si viene de un bosque que está bien manejado”, expresó Centeno.

Los principales compradores de madera certificada son los europeos y Estados Unidos, estos piden que los productos vengan con certificación. Los bienes como el papel o mueblestambién son certificados, detalló Centeno. 

China es el principal mercado de madera no certificada en el mundo por la cantidad de productos que fabrica, explicó Centeno. Según Conicef, Nicaragua exportó 32,000 metros cúbicos de madera certificada en lo que va del año. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus