Secciones
Multimedia

14 mujeres asesinadas con armas de fuego este año

Foto por: Nayira Valenzuela

Suyén Massiel González, es la más reciente víctima de violencia de género.

Armas. 50 mujeres han sido asesinadas este año por violencia de género, el último caso se registró la noche del lunes en Managua, en el que una joven de 20 años murió acribillada de seis balazos.

De las 14 mujeres acribilladas a balazo, seis estaban en ámbito público, según una revisión hecha caso por caso en el sitio web del Observatorio de Violencia de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), por lo que en estos crímenes hubo también exposición de personas al peligro. 

Tres de los 14 asesinatos con armas de fuego ocurrieron en Jinotega, dos en el Caribe Norte, dos en el Caribe Sur, dos en Managua, dos en Matagalpa, uno en Estelí, uno en Chontales y otro en Boaco.  

En dos de los casos las víctimas habían denunciado a sus agresores ante la Policía Nacional, según registros de CDD. 

La mitad de los victimarios que cometieron los delitos con armas de fuego se encuentran prófugos. 

Dos de los 14 asesinos de mujeres se quitaron la vida luego de cometer el crimen.

Control de armas

El gobierno de Nicaragua anunció ayer, que ha ordenado a la Policía Nacional revisar los requisitos que permiten a los vigilantes portar armas, luego de que el lunes un guarda de seguridad matara a balazos a una mujer en Managua.

En ese caso la víctima Massiel González fue asesinada por el vigilante Óscar Alberto Berríos Munguía, con el arma que cuidaba un establecimiento.

“Esa desgracia de ayer (lunes) en la propia entrada de un centro de comercio es una desgracia que debe llamar nuestra atención para cuidar todos los detalles. El femicidio, 20 años la muchacha, 25 el vigilante. No hay absolutamente ninguna justificación para este crimen”, expresó ayer, a través de medios oficialistas, la vicepresidenta Rosario Murillo.

La funcionaria afirmó que el Estado tendrá que ser más estricto en cuanto a los permisos de uso y portación de armas.

“Tenemos que ser todavía más estrictos en la aplicación de la normativa y leyes para que personas serias y responsables puedan desempeñar el rol de vigilante y portar armas”, sostuvo Murillo.

Policía investiga crimen de joven abatida

El hombre que supuestamente descargó seis tiros de revólver calibre 38 que quitaron la vida a Suyén Massiel González, es investigado. El hecho ocurrió la noche del lunes en el sector de un centro comercial ubicado en carretera a Masaya.

Óscar Alberto Berríos, de 25 años, se encuentra detenido en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), hacia donde fue trasladado después que presuntamente cometió el hecho.

González de 21 años, laboraba como estilista en un local ubicado cerca de donde ocurrió el crimen. Desde hace año y medio la muchacha laboraba en ese lugar y de acuerdo con su suegra desde muy jovencita ella siempre trabajó como estilista.

“Ella era una buena muchacha, salía de aquí a las 8:00 de la mañana y regresaba a las 8:00 de la noche, ella trabajaba y mi hijo cuidaba al niño que tiene de cuatro años. Él (el esposo) tuvo un accidente y no podía trabajar, hasta hace dos meses que logró entrar a una empresa que distribuye perfumes”, relató Trinidad Vado, suegra de la víctima.

Como toda relación con altos y bajos la vida de Suyén Massiel González y Byron Medrano Vado, de 26 años, transcurría con normalidad. Según recordó Vado, ellos se conocieron muy jovencitos, cuando ella tenía 15 años comenzaron la relación y Suyén se trasladó a vivir desde Malacatoya, Granada, a Las Jagüitas, Managua.

“La verdad que si ella hizo algo, o si tenía doble vida, nosotros no lo sabemos, porque su vida era normal, los días domingos estábamos todos unidos como familia, casi siempre hacíamos sopa para compartir. Para nosotros fue una sorpresa saber lo que se ha publicado en las noticias y creemos que aquí debe haber una explicación de por qué la mataron”, aseguró Vado.

Trinidad Vado explicó que a su nieto le hará mucha falta su madre y no hallaba las palabras adecuadas para explicarle que ahora ya no iba a estar con ellos, sino, en el cielo. También iba a permitir que el menor viera a su madre dentro del ataúd para que no la olvidara. 

El cuerpo de Suyén Massiel González salió del Instituto de Medicina Legal (IML) y fue llevado a una funeraria para luego trasladarlo a su casa en Las Jagüitas. Los familiares aún no se ponían de acuerdo si su última morada sería en Malacatoya o en Managua.