•  |
  •  |
  • END

El gobernante de Estados Unidos, Barack Obama, respondió una a una las críticas del presidente Daniel Ortega durante la V Cumbre de las Américas. Ortega hizo una remembranza histórica sobre las complicadas relaciones con Washington e insistió en los pocos recursos que ese país destina a la región.

Obama, por su parte, dijo que “no llegaba para pensar en el pasado”, y en correspondencia con la vergüenza que Ortega dijo sentir por la ausencia de Cuba, anunció “un nuevo comienzo” en las relaciones con la isla.

“Yo no vine aquí para pensar en el pasado, vine aquí a pensar en el futuro. Debemos aprender de la historia y no debemos dejar que nos atrape”, expresó Obama al iniciar su discurso de diez minutos ayer, durante la inauguración de la Cumbre de las Américas, que se realiza en Puerto España y que concluirá mañana.

Ortega fue el segundo en tomar la palabra, y el primer mandatario miembro de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) que habló ante los 34 gobernantes presentes en la reunión.

Durante 50 minutos se refirió a las sinuosas relaciones históricas entre Nicaragua y Estados Unidos, y sobre las que, según él, son tareas pendientes que la nueva Administración estadounidense debe asumir.

“Aquí hay dos grandes ausentes, uno es Cuba, cuyo delito ha sido luchar por la independencia y soberanía de los pueblos, ha sido prestar solidaridad sin condiciones a nuestros pueblos, y por eso se le sanciona, por eso se le castiga, por eso se le excluye y por eso yo no me siento cómodo en esta Cumbre, no puedo sentirme cómodo, me siento con vergüenza de estar participando en esta cumbre con la ausencia de Cuba”, expresó Ortega.

Todos fuimos colonizados

La otra nación de la que habló Ortega fue de Puerto Rico, “un pueblo sometido todavía a las políticas colonialistas”. Durante su discurso, el mandatario estadounidense, quien habló después que Ortega en esta primera tanda de alocuciones, dijo que “todo país ha tenido su propio camino” y que hay que recordar que “nuestros países, todos, fueron colonizados por imperios”.

“No es cuestión de abstracciones o debates ideológicos, es cuestión (de) si estamos logrando mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, prosiguió Obama, quien también se refirió a la lucha contra el narcotráfico.

Ortega en su discurso criticó al gobierno de Estados Unidos por la cantidad de dinero que destina para la lucha contra el narcotráfico en la región, y dio cifras abultadas sobre la incautación de cocaína, que según él, el año pasado fue de 370 toneladas de cocaína, cuando en realidad sólo fue de diez, según el informe anual de la Policía Nacional.

“Tenemos la ingrata tarea de cuidar la frontera de Estados Unidos por el consumo de las drogas y hay un gran consumidor que estimula”, dijo Ortega, quien también criticó los grandes aparatos de seguridad estadounidenses en las fronteras.

“Creo conveniente recordar a mis compañeros que no sólo Estados Unidos tiene que cambiar. Todos tenemos responsabilidades y no (podemos) ver hacia el pasado”, expresó Obama, quien agregó que su país “está dispuesto a reconocer todos los errores del pasado”, pero “no podemos culpar a Estados Unidos de todos los problemas que pasan en el hemisferio”.

Éste es el primer encuentro entre Obama y sus homólogos latinoamericanos.

“Le agradezco”, dice Obama

Antes de la Cumbre, Ortega pidió a su homólogo cubano Raúl Castro que le escribiese sobre el suceso en Playa Girón, que ocurrió justo en estas fechas en 1961. Supuestamente, Castro escribió: “Daniel, el presidente Obama nació el 4 de agosto de 1961, tenía tres meses y medio cuando se logra la victoria en Playa Girón, el 19 de abril de ese año y no tiene responsabilidad en ese hecho histórico”.

Cuando Obama subió al estrado, agradeció la precisión de ambos mandatarios, y el hecho de que Ortega lo eximió de responsabilidades cuando abordó las diferencias con otros presidentes de Estados Unidos. “Agradezco al presidente Ortega que no me haya culpado por un hecho que ocurrió cuando apenas tenía tres meses de nacido”, dijo entre risas.

Aunque Ortega no pidió directamente a Obama que pague la indemnización que la ex presidenta Violeta Barrios condonó a Estados Unidos, expresó al iniciar su discurso que “ahí está la sentencia, es la fecha y no ha sido cumplida por los gobiernos (estadounidenses). Los nicaragüenses tenemos la esperanza de que podamos abordar ese tema con gobernantes verdaderamente respetuosos del derecho internacional”.

El mandatario nicaragüense insistió en la necesidad de que la cooperación que se dé a los países en vías de desarrollo, no esté sujeta a “condicionalidades políticas”.

Dijo esto cuando solicitó más fondos para la lucha contra el narcotráfico y como una medida para que los latinos no emigren a Estados Unidos.

Un día le tocó esperar

Ortega se extendió en su discurso como ninguno de los cinco presidentes que hablaron ayer. Lo antecedió la argentina Cristina Fernández, quien habló unos 18 minutos. Él se excusó diciendo que existía la libertad de expresión y que había esperado mucho antes del acto.

“El tiempo que me estoy tomando es mucho menor que el tiempo que me tomé en el aeropuerto, de tres horas”, comentó. Y es que los mandatarios llegaron en horas cercanas y sus aviones, estacionados en el aeropuerto cuando bajaban y eran recibidos oficialmente, entorpecieron el proceso.

“Hoy cuando entré tuve la oportunidad de estrecharle la mano a Obama. Es el cuarto presidente del norte con el que me encuentro”, comentó Ortega.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus