•  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN
Su angelical carita y menuda figura reflejan su edad: 10 años. Ella no supo lo que era menstruar, antes de sangrar, y propiamente en su primer período de ovulación, su padrastro, que supuestamente la violaba desde los ocho años, se ensañó en ella y desgració su tierna infancia. Ella trata de esconder su abultado vientre, que ya alcanza los siete meses. La vergüenza y desconcierto se apoderan de la niña, y ante cualquier pregunta sobre los vejámenes que sufrió, se suelta en llanto.

Ella es la otra Rosita. Por su estado de pobreza no juega con muñecas, su mayor diversión es corretear descalza como siempre lo hizo en los montes de aquella comunidad de El Fajardo No. 3, e igual lo hace en la Casa Materna de San Miguel.

De su padre dice que se llama Marvin, y las abandonó cuando se fue a Costa Rica cuando ella tenía apenas un año.

¿Cuántos años tienes?
10.

¿Cuándo cumplís los 11?
El 25 de junio.

¿Cómo se llama tu mamá?
Juana.

¿Cuántos hermanitos tienes?
Cuatro.

¿Son de tu papá o del otro señor?
Sólo tres son del otro. Yo y un varoncito somos hermanos de padre.

¿Cómo se llama ese señor?
Carmen, tiene 33 años, mi mama tiene 31.

¿Te había bajado la menstruación antes del embarazo?
No.

¿Tu mamá te dejaba sola?
Sí… salía…
¿Cuéntanos qué ocurrió?
El… meee… abusooó.


Rosita no puede hablar más, estalla en llanto, las lágrimas caen por sus pequeños senos que forzosamente han crecido, y ruedan sobre el vestido que cubre su ensanchado vientre.

Padrastro la azotaba con un mecate para violarla
Aún entre sollozos y tratando de cubrirse la cara con sus manitas, afirma que la primera vez el padrastro la agarró a la fuerza y después la violó “varias veces”, dice que no recuerda cuántas.

Rosita de nuevo se suelta en llanto, y balbuceando sostiene que el padrastro le pegaba con un mecate para violarla, pero curiosamente asegura que la cadena de violaciones empezó cuando en junio del pasado año cumplió los 10 años, sin embargo, cuantas veces revive los recuerdos ante trabajadores del Centro de Salud, ha asegurado que el padrastro la violaba desde que tenía ocho años.

Fueron notorias las respuestas indecisas.

¿Sabía tu mamá?
Nooo.

¿Por qué no le dijiste a tu mamá, ella no sospechaba?
Rosita calla.


La niña esboza sonrisas cuando recuerda a sus hermanitos, dice que no quisiera que a su hermanita de 3 años le pasara lo que ella ha vivido. Manifiesta que cuando llegó a su casa el doctor Douglas notó el embarazo, y orientaron a su madre llevarla a realizar los exámenes, y al llegar a San Miguel allí se ha quedado, sólo sabe que su padrastro huyó cuando llegó la Policía, y de su madre cuenta que estuvo presa, pero que ya salió y llega a verla. Dice que quiere a su madre y desea volver a la casa sin que esté “ese hombre”. Asegura odiarlo y que desea que esté en la cárcel.


Cuando le preguntamos si quería tener a ese niño, no obtuvimos la respuesta de Rosita, pero “la Tita”, directora de la Casa Materna que en estos momentos es su madre sustituta, revela que cuando alguien le pide que le regale al niño, contesta: ¿acaso soy una perra?
Conmovido por el drama que vive la niña, un amigo, German Sino, depositó en su mano una ayuda económica. Al rato, ella ya estaba comprando dos camisitas y sus infaltables golosinas. Antes, con otros billetitos que le regalaron, también compró otras camisitas y es lo único que tiene.

La niña con su avanzado estado de embarazo fue detectada el primero de diciembre en la visita que realiza el equipo médico a las comunidades campesinas, encabezado por el doctor Douglas René García López, quien orientó a la madre llevarla a consulta a El Dorado para realizarle los exámenes. Ante el reporte presentado por el médico, el doctor Azarías Escoto, Director del Centro de Salud de San Miguel, dijo que era apremiante atender a la pequeña y les envió de nuevo a traer a la niña, y el cuatro de diciembre, tras practicarle los exámenes, tenían un diagnóstico positivo de embarazo.

Menor traumatizada y sin atención sicológica
Según el doctor Escoto, procedieron a notificarle a la delegación de MiFamilia en San Carlos, y la niña pasó a vivir en su nuevo hogar: la Casa Materna, donde a diario recibe atención médica, y como sólo llegó con la ropa que andaba puesta, se cubren todas sus necesidades, fundamentalmente se le brinda una alimentación nutritiva, pues llegó con un bajo peso. Sin embargo, “el embarazo ha transcurrido normal, pero es de alto riesgo”, afirmó el médico.

El director del Centro de Salud reconoce que enfrentan limitaciones de recursos, como es la atención sicológica, por lo que notificaron a MiFamilia. “Todos los empleados de salud han dedicado sus esfuerzos a ella, le hemos dado cariño, afecto, pero ella aún no supera el trauma”, admitió.

La delegada de esa institución, Evangelina Chavarría, dijo que el 10 de diciembre fueron informados del caso, pero que hasta en enero mandó a la técnica. Ayer, al ser abordada, dijo que no conocía el informe técnico, e informó que no cuentan con sicóloga, y prometió brindar detalles de la intervención de la institución en el caso. A siete meses de embarazo, la menor no ha recibido terapia alguna que le ayude a superar el trauma.

Fidencio López Díaz, el maestro de la menor, la cual apenas cursaba el segundo grado de primaria, afirma que entre los meses de agosto, septiembre y octubre, observó en Rosita tristeza en su comportamiento, bajo rendimiento académico y poca participación en las actividades escolares. Dice haberlo comunicado a la madre, pero ésta hizo caso omiso.

San Miguel conmovido
El embarazo de la niña ha conmovido a la ciudadanía de San Miguel, pues en su historia no registran un caso parecido, y fue la Fundación de Mujeres de San Miguelito (Funsami), representada por la Lic. Carmen Aguilar, la que procedió a acusar ante la Policía a Carmen, el padrastro. La oficial Aurelia Chavala, jefe de sector, instruyó el caso y la guardia operativa penetró a la comunidad, pero lamentablemente el violador había alzado vuelo.

Sin embargo, la madre fue detenida. El Ministerio Público, representado por el fiscal Sergio Pérez, acusó a la progenitora de la menor y al padrastro por rapto y violación, y en audiencia preliminar el diez de diciembre del pasado año, la juez Sandra D’Leo ordenó como medida cautelar la prisión domiciliar porque sus cinco hijos menores necesitan de cuido. La medida se mantuvo en audiencia inicial celebrada el 18 y 27 de diciembre. En tanto, el juicio oral y público está programado para el cinco de febrero próximo.

Peligra vida de Rosita
El doctor Sergio Chamorro, especialista en ginecología del Hospital “Luis Felipe Moncada”, dice haber practicado a Rosita un ultrasonido el pasado mes de diciembre. “El embarazo es de alto riesgo, la pelvis y sus órganos genitales son infantiles, aunque el proceso se observa normal, pueden presentarse complicaciones como una preclampcia o eclampcia, puede convulsionar o la amenaza de un parto prematuro y morir”, explicó.

El especialista refirió que la menor está sometida a estrés físico y sicológico, e indicó que desde el punto de vista obstétrico no hay problema, pero en el caso de Rosita debe ser sometida a cesárea, y el hospital no cuenta con anestesiólogo, por lo que una comisión integrada por el doctor Freddy Ruiz, director del hospital, el doctor Azarías Escoto y él, ha determinado que debe ser atendida en el Hospital “Bertha Calderón”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus