•  |
  •  |
  • END

Uno de los policías que procuraba esquivar el mar de piedras que lanzaron orteguistas en contra de al menos 25 antimotines, la mañana de ayer, se comunicó a través del radio transmisor con sus superiores pidiendo orientaciones.

“Esta gente sigue lanzando piedras y morteros, ¿qué hacemos?”, preguntó, pero la respuesta no fue nada alentadora para la población que vive en los alrededores ni para los diputados de la oposición, quienes no podían salir del Hotel Holliday Inn. “Déjenlos que se den gusto hasta que se les desgaje el brazo”, fue la absurda y pasiva respuesta que obtuvo el oficial.

Pero toda la escalada de violencia fue muy bien preparada por dirigentes del orteguismo y del Poder Judicial. Desde tempranas horas de la mañana de ayer, buses de las cooperativas afines al gobierno estaban aparcados en el Complejo Judicial Nejapa, en los mercados capitalinos y en algunos barrios de Managua, para trasladar gente hacia la Asamblea Nacional (AN).

En el camino, las caravanas al llegar a algunos semáforos no respetaban la luz roja, y algunos participantes de la misma se bajaban de los buses para detener a otros conductores, a pesar de que a éstos les favorecía la luz verde. Pobladores de los barrios aledaños llegaron caminando, mientras las caravanas de motociclistas se dedicaron a ubicarse a ambos lados de los vehículos de diputados de la oposición, quienes intentaron ingresar el hemiciclo parlamentario, pero no pudieron.

Cerraron el tráfico y anotaron placas

Al llegar a los alrededores de la AN, las caravanas de buses decidieron cerrar el tráfico ubicando las unidades en medio de las calles, mientras que la Policía no hizo nada por impedirlo. También activistas del Frente Sandinista se dedicaron a apuntar el número de las placas de algunos vehículos de particulares que pasaban por el sector, pero desconocemos cuál era el objetivo de esa acción.

Los pandilleros

A las afueras de la AN llegaron trabajadores de las diferentes instituciones estatales, portando mantas; maestros, jueces y magistrados que no ocultaban su afinidad política; comerciantes, estudiantes de la Federación de Estudiantes de Secundaria, miembros del Movimiento No pago, y pandilleros de algunos barrios de la capital y del municipio de Ciudad Sandino, quienes al bajar de los buses recibieron su “provisión” de morteros y unos envases que contenían un líquido rojo, el cual fue lanzado a los antimotines.

Atacaron a diputado sandinista

Ya a las nueve de la mañana se presentó Neylin Napoleón Pineda Ordóñez, diputado suplente del presidente del Parlamento René Núñez Téllez, quien al intentar ingresar a la AN fue golpeado por los mismos activistas orteguistas, que quisieron evitar el ingreso de éste por la fuerza.

Al ver el forcejeo, los oficiales del lugar intervinieron, por lo que tuvieron que descargar golpes contra los agresores del funcionario. Los manifestantes se dedicaron a empujar el portón ubicado en el costado oeste de la Asamblea como medida de protesta por la actuación policial, pero luego se dispersaron.

Un momento peculiar fue cuando comerciantes del Mercado El Mayoreo llevaron un cerdo y un ratón enjaulado que, según ellos, simbolizaban al ex presidente Arnoldo Alemán y al diputado Eduardo Montealegre. “Traemos estos animales porque ellos (los diputados) deben trabajar y están en peligro de extinción política, queremos que ellos busquen cómo trabajar y aprobar leyes en beneficio de la población”, explicó Aryeris Arias, comerciante.

El subcomisionado Juan Valle, jefe de Seguridad Pública del Distrito Cuatro, dijo que 300 oficiales resguardaron la marcha en la AN, y aseveró que no ocurrió ningún hecho que lamentar, pero no quiso referirse al uso de los morteros por parte de los orteguistas y de los pandilleros.

Violencia se trasladó al Holliday

Cuando los manifestantes y los dirigentes orteguistas se percataron de que los diputados no estaban sesionando en la AN, el mismo ex magistrado Rafael Solís dio el aviso a través de los parlantes ambulantes: “Vamos a ir al Holliday In, porque nos hemos enterado que allí están sesionando”.

Decenas de jóvenes dirigieron los morteros hacia las habitaciones del Hotel imaginando que en ellas estaban los diputados opositores. A lo interno del Hotel, corría el diputado liberal Freddy Torres hacia el patio trasero del mismo, al escuchar los gritos de temor de hombres y de mujeres que veían las pedradas en su dirección separadas por una poderosa puerta de vidrio.

Llegaron ex EPS

En la marcha también participó Donald Mendoza, ex miembro del Ejército Popular Sandinista, quien supuestamente participó en la preparación de los mítines políticos, aunque los sindicatos lo niegan.

Mendoza es conocido, entre otras acciones, por el secuestro realizado en 1993 a la plana mayor de la Unión Nacional Opositora.

¿Y la Policía? ¡Bien, gracias!

El profuso ataque se detuvo, pero fue por un instante, ya que los especialistas en lanzar morteros necesitaban recargarse con municiones, por lo que se replegaron a un costado del parqueo de vehículos del hotel, donde una camioneta los aguardaba con más explosivos. Mientras los morteros caían cerca de los rostros de los oficiales, el comisionado mayor Javier Dávila, Director de la Academia de Policía, observaba de cerca y no supo responder a qué obedecía tanta pasividad policial.

El ex diputado liberal, Fernando Avellán, se encontraba realizando una llamada telefónica afuera del hotel, y al regresar al mismo fue agredido a golpes, bolsazos de agua y botellazos de plástico por manifestantes que lograron llegar hasta la entrada del lugar sin que los policías pudieran evitarlo. Luego, en horas del medio día, el ex magistrado Solís anunció la retirada, pero sólo obedecieron los trabajadores de las instituciones estatales y funcionarios judiciales, no así los pandilleros y comerciantes.

“Comisionado Rocha es irresponsable”

Los diputados liberales Óscar Moncada, José Palláis y Luis Ulises Alfaro hicieron caso a la sugerencia del jefe policial, y decidieron salir del hotel a bordo de una camioneta, que al pasar frente a los manifestantes fue bombardeada con piedras que alcanzaron lesionar a los legisladores, quienes buscaron refugio en las instalaciones del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) 380.

Pallais fue herido por una piedra en su brazo izquierdo, Moncada en su brazo derecho, mientras que Alfaro recibió el impacto en su mano derecha. Todos recibieron atención prehospitalaria en el PLC 380 y están fuera de peligro. La camioneta en que se trasladaron tenía los vidrios quebrados y la carrocería abollada por las pedradas.

“El comisionado Rocha nos indicó que saliéramos, el irresponsable sería él, porque le consultamos antes de salir y nos dijo que saliéramos. No voy a poner la denuncia, ¿para qué? ¿A quién?”, se preguntó Pallais, en clara desconfianza al trabajo policial.


(Con la colaboración de Martha Vásquez y Ramón Potosme)

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus