•  |
  •  |
  • END

Gran molestia mostraron ayer los beneficiados con el bono “solidario”, mientras permanecían en tediosas filas para recibir en efectivo los 529 córdobas, en medio de la incertidumbre de saber si aparecían o no en la lista del sistema de la sucursal bancaria donde aguardaban desde horas muy tempranas.

Todos recibieron la misma información en su centros de trabajo: “Váyase al Banco de aquí cerca, ahí va a retirar su bono”. Sin embargo, no les explicaron que cada filial contaba con un listado exclusivo en la que sólo estaba cierta cantidad de solicitantes, tampoco les dijeron que no sabían con exactitud dónde le correspondía a cada cual.

De Banco en Banco

Así que varios decidieron andar de Banco en Banco, haciendo cola una y otra vez, para ver si por casualidad lograban encontrar la sucursal correspondiente; otros, en cambio, no soportaron la espera y decidieron retirarse, argumentando que si bien es cierto tienen la necesidad de recibir un dinero extra, eso no es motivo para que los traten como a unos limosneros.

“Ya hice tremenda cola y ahora me dicen que no aparezco en la lista, eso significa que tenemos que andar en todos los bancos. Estoy perdiendo mi tiempo, eso no me parece correcto”, manifestó indignada la profesora Vilma Zapata, quien aprovechó su tiempo libre del medio día para ir a retirar el bono, que ella pensó iba a recibir sin ningún problema en el Banco más cercano a su trabajo.

Son casos aislados

Ena Fuertes y José Siero, miembros de la Unidad Sindical Magisterial, informaron vía telefónica a EL NUEVO DIARIO, que son pocos los casos de trabajadores que van a los bancos y no aparecen en el sistema, pues sus afiliados les han comunicado del pago efectivo de la mayoría.

Siero afirmó que esas omisiones en los listados las asumen como “errores de nómina”, pues no quieren pensar que se trata de exclusiones. Agregó que las fallas son resultado del hermetismo y la falta de comunicación que las autoridades involucradas mantuvieron respecto al bono, y aseguró que aún no saben qué pasará con esos trabajadores estatales que no aparecieron en lista.

Al igual que la profesora Zapata, muchos trabajadores de las instituciones públicas vivieron las mismas circunstancias, incluyendo los de los departamentos, en donde también fueron víctimas del desorden en la entrega de los 529 córdobas.

Frustración en Chinandega

En Chinandega, cientos de empleados públicos quedaron a la espera del “bono solidario”, debido a que las sucursales bancarias impidieron la entrada. La joven maestra Verónica González dijo que tenía la esperanza de recibir el bono para celebrar el Día de las Madres, pero le fue imposible, porque la sucursal de Banpro cerró sus puertas a las cuatro de la tarde. Incluso, hubo educadores de municipios lejanos que incurrieron en gastos de pasaje y alimentación, y se marcharon con las manos vacías.

El aguacero que cayó ayer en el departamento de Carazo, no impidió que los empleados estatales, incluidos policías y militares, asistieran a las sucursales acreditadas --Banpro, Banco de Finanzas (BDF) y Bancentro-- para que les entregaran en efectivo el bono, pero a muchos regresaron con las manos vacías. Es por esa razón que solicitan a las autoridades gubernamentales que el próximo bono lo envíen a las diferentes instituciones para evitar este tipo de contratiempos.

En Nueva Segovia, el espacio de recepción de la filial es pequeño, por lo que parte del tiempo de espera lo tuvieron que hacer en la acera de la calle a la inclemencia de intensos chubascos que han permanecido Las Segovias en los últimos cuatro días.

Por su parte, los trabajadores de Masaya, de Estelí y de Jinotega no tuvieron ningún inconveniente a la hora de recibir un dinero extra que según ellos será de mucha ayuda.

Sin embargo, todos los solicitantes coincidieron en que faltó organización para distribuir el bono, y sugieren que deberían de mandar la lista de las sucursales a cada centro para saber dónde le corresponde a cada uno y no andar de un lado a otro.


Con la colaboración de Leoncio Vanegas, Róger Olivas, Edith Pineda, Mercedes Vanegas, Heberto Jarquín y Máximo Rugama.


Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus