Lésber Quintero
  •   TOLA, RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Un equipo de Guardas de Seguridad fue contratado sorpresivamente por la Procuraduría General de la Republica, (PGR), para que se encarguen de custodiar más de cien manzanas de tierras que conforman la franja costera de la atractiva y codiciada Playa Amarillo, localizada en el municipio de Tola.

La acción nunca antes vista en áreas costeras de este departamento, se hizo realidad desde la cuatro de la tarde del jueves, cuando funcionarios de la PGR de Rivas dejaron en posesión a vigilantes de una empresa de seguridad, para que se encargaran de velar por la propiedad e impedir a la vez el libre acceso, ya que les dejaron claro que es una propiedad del Estado de Nicaragua.

Esto provocó el asombro de lugareños que desde la década de los 90 exigen títulos de propiedad en Amarillo. La llegada de los centinelas armados con escopetas y con armas cortas también sorprendió a inversionistas que han adquirido propiedades en el lugar, e incluso, en el caso del norteamericano Woward John Hodees, está en proceso de construcción un hotel.

Amago de violencia

Ayer en horas de la mañana, lugareños se trasladaron a las costas en dos camionetas, y se disponían a sacar por la fuerza a los vigilantes, pero al final, fueron persuadidos por uno de sus líderes, quien tras reunirse en Rivas con el procurador Juan Betanco Meneses, se trasladó a las costas de Amarillo y aseguró que el Estado no les afectaría los lotes que reclaman, y, por ende, se retiraron del lugar.

No obstante, los vigilantes custodiarán toda la franja costera incluyendo las 71 manzanas que el 16 de enero de 1988 recibió por medio de un supuesto título de Reforma Agraria un grupo de diez personas, entre ellos César Trinidad Ibarra, y que posteriormente el gobierno del presidente Daniel Ortega desconoció, y, por ende, la propiedad pasó a nombre del Estado en noviembre de 2007, y fue inscrita en el tomo 421 folio 173 al 178 asiento.

Según Ibarra, lo curioso es que el mismo Frente Sandinista le orientó desmembrar 30 manzanas para cedérselas a los lugareños, y la entrega aparece a nombre de Sergio Baldelomar, y a la fecha calcula que ya se han vendido más de veinte lotes.

De las 41 manzanas que le quedaron a Ibarra, éste vendió a los inversionistas norteamericanos Woward John Hodees, Jerry Robert Thorton y Mark Michael Donally una manzana a cada uno, al igual que al nicaragüense Ronaldo Toruño Espinoza, por lo que a la fecha Ibarra asegura tener 37 manzanas, pero ahora ya ni siquiera podrá acceder a la propiedad, y se desconoce qué medida va a tomar la PGR con los inversionistas.

Otro afectado

Otro afectado es el jinotegano Juan Thomas Altamirano, al cual el Estado le desconoce la compra de más de 30 manzanas localizadas al sur de Playa Amarillo, y sumadas a las 71 manzanas que inscribió el propio Hernán Estrada a nombre del Estado suman las más de cien que ahora custodian los vigilantes.

La intervención de la PGR con guardas de seguridad creó varias hipótesis entre los pobladores, y entre ellas señalan que el gobierno se apresta a preparar las condiciones para negociar la valiosa franja costera con Albanisa y con inversionistas mexicanos.

En este caso, EL NUEVO DIARIO trató de conocer la versión oficial del procurador Betanco, pero éste nos remitió a relaciones públicas de dicha institución, y ante los reclamos de Ibarra, sólo se limitó a decir que la propiedad pertenecía al Estado y que la reclamaban con dos títulos agrarios falsos.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus