•  |
  •  |
  • END

En uno de los encuentros que sostuvieron, el padre jesuita Luis Ugalde le mostró al presidente Hugo Chávez los resultados de un estudio elaborado en la Universidad Católica “Andrés Bello”, sobre las maneras de cómo superar la pobreza en Venezuela. La reunión, celebrada en los primeros años de gobierno de Chávez, fue agradable, según el mismo sacerdote, “porque el presidente cuando quiere es muy agradable, es un gran comunicador”.

Pero los argumentos y las propuestas no valieron de nada: “Ellos pensaban que lo que hay que hacer es inventar en Venezuela una economía que salve el mundo. Y claro, el deseo yo lo entiendo, pero ese invento no se da”. “Más adelante, Chávez se enamoró de una manera sorpresiva y lamentable de Fidel Castro. Él dice que es como su papá. Y se casó con un proyecto que no tiene futuro”, relata el jesuita.

Por eso, al padre Ugalde le duele que Chávez insista en un proyecto que para él, ya estaba destinado al fracaso. Inclusive, cuenta que poco antes de que Chávez asumiera en 1999, el sacerdote publicó un artículo donde señalaba que “había alta probabilidad de que ganara las elecciones, y ninguna probabilidad de que hiciera buen gobierno”.

Hoy, el tono del sacerdote sigue siendo el mismo: “No hemos tenido gobierno tan ineficaz como este en todo el siglo veinte”.

En junio de este año, el padre Luis Ugalde dejó la rectoría de la Universidad Católica “Andrés Bello”, cargo que ocupó desde 1990. Algunos de sus simpatizantes y hasta detractores creyeron que estaría alejado de las tribunas del debate político, donde ha forjado su carrera como líder de opinión, paralela a la de educador.

En esta entrevista, el sacerdote, de origen vasco, ofrece su perspectiva sobre el futuro de Venezuela bajo las últimas decisiones del presidente Chávez; desmenuza el sentido ideológico del Socialismo del Siglo XXI; señala casos específicos de corrupción en el oficialismo, en medio del despilfarro petrolero, según él; plantea la disyuntiva que tiene la oposición en el seno de Asamblea Nacional ahora que ha recuperado plazas tras las elecciones de hace poco más de un mes, y ofrece su apreciación sobre la reelección presidencial.

Su presencia en Nicaragua

Algunos sectores lo han señalado como un enemigo del presidente Hugo Chávez y de lo que su gobierno significa. ¿Esto es así?
Yo creo que no. Lo que pasa es que soy crítico, y crítico consecuente desde el primer día. Para mí era indudable, que ese híbrido de militares --que no son los indicados para gobernar --, y un refrito con una izquierda con lugares (puntos) ya agotados, después del Muro de Berlín y todas estas cosas, me parecía que el país iba a entrar en un proceso bien complicado.

Chávez nunca ha estudiado marxismo aunque él lo diga. Le atrajo una especie de coronación que le hace Fidel Castro a Chávez, y lo nombra un poco como su heredero. Chávez se enamorara de una fórmula política, social y económica, que no tiene ningún futuro, que está totalmente fracasada, y que los propios cubanos reconocen sus fracasos.

¿El gobierno de Venezuela tiene la seguridad de que su modelo es eficiente?
No hemos tenido gobierno tan ineficaz como este en todo el siglo veinte. Y la corrupción, que era una crítica más que legítima, ahora se ha multiplicado de una manera escandalosa. Lo reconocen los propios del partido.

¿Pero hay informes, documentos?

Sí, hay pruebas. Con nombre y apellidos. Otra cosa es que se procese o no se procese. Por ejemplo “Pudreval”. Le llaman así a Pdval (Producción y Distribución Venezolana de Alimentos). Pdval es la empresa petrolera, y su empresa de importación de alimentos. Realmente (en) la parte de gestión, el gobierno es un gran desastre. Y en ese negocio de la importación, como hay un dólar preferencial, etcétera, ha habido negocios multimillonarios.

El negocio consistía en comprar en dólar preferencial. Y por lo visto, también resultaba negocio comprar alimentos que estaban en el límite de su uso humano. Entonces, importaron muchísimo.

El negocio estaba en comprar, no pudieron distribuir, y 130 millones de toneladas de alimento se pudrieron: pollo, carne, etcétera. Y eso es un monumento, no solamente a la ineficacia, sino a la trampa, la viveza. Y eso es una tragedia.

Pero el presidente Chávez dice que esos son ataques políticos, maneras de atacar al gobierno.
El peor enemigo para un gobierno son la ineficacia, la incapacidad y la corrupción, y esto está dentro del gobierno, y eso él lo sabe. A veces admite la corrupción. Lo que no sabe es cómo combatirla.

Si un gobierno elimina sistemáticamente los mecanismos que se ponen para que haya algún control, y siente que tiene el poder, que el Tribunal Supremo le obedece al Ejecutivo, y la Asamblea también, y gobierna al estilo militar y dice: “Yo le voy a dar al jefe de Estado –por decir Nicaragua--, 300 millones”. ¿Cómo es eso de “yo voy a dar”? ¿A quién le voy a dar si ese dinero no es mío? Por ahí se han ido miles de millones de dólares, y no hay manera de clarificar.

Esta administración de las finanzas o de los recursos de Venezuela, ¿cómo afecta la economía interna de ese país?
Venezuela en este momento, tiene una inflación del 30 por ciento al año, que es tres veces mayor que el que le sigue, Argentina, que tiene 10 por ciento. Este año, tenemos descenso del PIB.

Venezuela tiene un defecto heredado, que es la mentalidad rentista, propia de los países mineros, que porque te tocó una mina de oro, entonces vives de la renta, y nuestra mina de oro es el petróleo.

Chávez, en lugar de corregirlo lo acentúa. Entonces, te imaginas a un país que de golpe le eliminas los controles, y además le echas diez u ocho veces más dinero que el año anterior, y con un señor que maneja de esa manera el dinero: bueno, ahí va.

Por ejemplo, nadie sabe cuánto y por qué, se transfiere a Cuba: ciertamente son más de 4 mil millones de dólares al año. Entonces, un país inflacionario, con decrecimiento, donde un porcentaje alto está en el subempleo y desempleo, ver que está donando sin controles, y que eso se maneja de persona a persona y sus familias, produce una indignación muy grande.

¿Pero la gente expresa esa indignación?

Lo expresa, y eso es lo que ha hecho: va a elecciones donde los árbitros de ese juego, de cinco, cuatro son militantes de Chávez, y pese a toda la presión y la coacción, el número de votantes por lo menos el 52 por ciento está en contra del gobierno y número de diputados pasa, de tener 165 a tener noventa y pico. Y la oposición de tener cero, a tener 67.

Pero ambos sectores lo vieron como una victoria.

El gobierno no. El gobierno pasó mínimo una semana de luto. Empezando por el Presidente. Convocaron al balcón del pueblo, que queda delante del palacio presidencial, y el Presidente fue incapaz de hablar.

“La oposición tiene que renovarse”

Para Ugalde el nuevo balance en la Asamblea Nacional de Venezuela, no impedirá que el presidente Hugo Chávez imponga por la fuerza sus decisiones como Ejecutivo en estos momentos y en lo que le resta de gobierno hasta el 2012.

Lo que está por verse, señala, es cómo la oposición aprovechará sus nuevas cuotas de poder en el Parlamento, para preparar nuevas figuras políticas y un verdadero consenso nacional capaz de enfrentar al mandatario venezolano en los próximos comicios presidenciales.

El resultado de las pasadas elecciones legislativas ¿Cómo va a cambiar la dinámica de hacer política en Venezuela?
Viene una situación muy interesante. Primero, las elecciones presidenciales son en 2012, y aunque nosotros teníamos una medida muy sabia contra la reelección –o sea, que hay pero sólo por una vez--, él consiguió esa reelección cuantas veces se quiera.

Entonces, va a reelección (Chávez) en 2012 pero con un cuadro que se le ha cambiado enormemente.

Por otro lado, la oposición tiene que renovarse, ellos tienen que demostrar en la Asamblea que están presentes con ellos las inquietudes del país, leyes serias que se están proponiendo, que hay una política realmente distinta. Y que hay pluralismo. Si no hay pluralismo, un país no es democrático.

En términos reales ¿Cuál es la posibilidad de que las acciones tomadas por el presidente sean más delimitadas?
El efecto de la elección podía haber sido una reflexión de parte del gobierno. Pero no lo veo fácil, porque él ve las cosas como un militar. En una democracia, los demás no son enemigos.

No creo que ellos (la oposición) vayan a cambiar leyes en estos dos años. Pero sí va a tener fuerza para decirle al país, y para plantear propuestas económicas, y propuestas, en general, democráticas.

--------------------------------------------------------

“Relación de Ortega con Chávez es “viveza” política”

En Nicaragua el presidente Daniel Ortega tiene a su favor al Consejo Supremo Electoral, a la Corte Suprema, a través de procedimientos muy cuestionados. ¿Se trata de una clara incidencia del Presidente Chávez, o es una forma muy particular del presidente Ortega de mantenerse en el poder?
Creo que en Nicaragua, al gobierno de Ortega le viene muy bien el apoyo de Chávez, pero no creo que Ortega sea monaguillo de Chávez. Tiene intereses propios, tiene una lógica propia de cómo perpetuarse en el poder. Ahora, que el apoyo de Chávez le viene bien, yo creo que sí, y si es un apoyo sin control, mejor todavía.

Yo creo que Nicaragua sabe de sobra --como sabe Cuba--, que una buena relación con Europa, con Estados Unidos, a la larga es más rentable que una ayuda esporádica de Chávez, al que ya no le sobra dinero.

Por eso se nota menos en Nicaragua, el empeño de imponer una economía estatista totalmente, porque ya saben de sobra que eso no lleva a ninguna parte. Y que necesita dinamismo empresarial. En cambio, en Venezuela, no sé si porque son aprendices de revolucionarios, pero andan que hay que eliminar la propiedad privada; no de golpe, pero le hacen la vida imposible.

Hablar de Socialismo del Siglo XXI, sin analizar sinceramente en socialismo del siglo XX, es absurdo.

En el mediano plazo ¿Adaptarse a este modelo de Chávez puede resultar contraproducente para Nicaragua?
Puede ser una viveza de corto plazo. Más nada. A largo plazo no tiene futuro. Ahora, a corto plazo, si yo dispongo de un dinero para el partido o para la familia, se pueden hacer muchas cosas; en el área de salud u otras, se pueden hacer cosas significativas. Pero tiene que haber una transparencia. Y no simplemente un dinero para yo apuntalar mi poder o mi partido.

Un miembro de la oposición en Venezuela dijo que a todos los países que han recibido donaciones se les iba a pedir cuentas. ¿Podrá ser así?
Lo que sí está pasando, es que muchas de estas cosas, no se han cumplido. Por ejemplo, en Uruguay se abrió un banco con apoyo del banco estatal venezolano, y es una ruina y pérdida desde el primer día que se abrió. Y ahora están diciendo que hay que reducir el número de empleados. No ha resultado. Entonces, sí se va a generar una frustración.

¿Pero sí se le puede pedir cuentas a Nicaragua?

En Venezuela tarde o temprano se va a pedir cuenta de eso, y me imagino que en los países que reciben, van a pedir cuentas también a quien lo recibió.

¿Qué opina de la reelección?

La reelección en América Latina en general se restringió o se eliminó, porque el uso del gobierno para continuar en el siguiente periodo, es brutal y sin escrúpulos. Después se puso una reelección de sólo una. Ahora hay una tendencia en un par de países --porque Bolivia anda en eso y en cierto modo también Ecuador--, que son muy malas.

La reelección es una tentación dictatorial. Siempre va a acompañada de una tentación dictatorial.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus