•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una parte del drenaje es obsoleto, algunas viviendas están ubicadas en zonas no aptas, y los proyectos inconclusos son el caldo que tienen a la ciudad de Managua con las manos arriba ante las lluvias, cuyas corrientes en las últimas horas afectaron a nueve barrios.

“No tenemos a dónde más ir. Con la lluvia del martes la gente de la Alcaldía (de Managua) nos dijo que estuvo a menos de medio metro para que la casita cediera y se fuera al cauce”, dijo con preocupación el adolescente José Daniel Gutiérrez, cuya vivienda fue levantada junto al cauce Cuajachillo, en Santa Ana Sur.

En este sector una docena de casas está en una zona no apta por el riesgo que representa.

Las corrientes de agua en esta zona socavaron 45 metros de las paredes del canal, dejando expuestos los cimientos de varias casas.

Según el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, el canal de Cuajachillo, que resultó dañado, tiene más de 40 años de antigüedad, al igual que otros.

“A pesar del mantenimiento que se les da, su vida útil ya fue sobrepasada”, admitió.

El funcionario expresó que la disyuntiva es invertir en los cauces viejos o dar soluciones con nuevos ramales, y recordó que en los últimos años se han construido 40 kilómetros de cauces nuevos.

Aunque la municipalidad alega que estudia la posibilidad de reubicar a estas familias de Santa Ana Sur, el habitante Gutiérrez comentó que les dijeron que no los moverán y solo repararán las paredes del cauce.

Zozobra

“Somos cinco adultos y tres niños. Cuando llueve se pone difícil. El otro día pensamos que la casa se iba a ir al cauce”, expresó Gutiérrez.

Otro lugar donde ahora la lluvia es sinónimo de zozobra es en el barrio Golfo Pérsico y en el anexo del barrio Jonathan González, donde la maquinaria sigue trabajando en el proyecto de tuberías de drenaje pluvial.

“Hasta ahora es este problema. Con el proyecto bloquearon la esquina de la calle para que el agua no caiga sobre las obras de las tuberías, pero el daño nos lo causan a nosotros, son al menos dos cuadras de casas donde entra el agua”, dijo Ronmel Ríos, habitante del anexo al Jonathan González, cuya casa está rodeada de sacos.

Ríos señaló que ver sus cosas dañadas da tristeza, pero también cólera porque nadie responde por las pérdidas: “¿Cómo es posible que se pongan a hacer proyectos de drenaje en temporada de lluvia?”, pregunta a la municipalidad.

Otro barrio afectado por la precipitación fue el Carlos Núñez, donde se registraron 32 casas anegadas, mientras en la colonia Oscar Pérez Cassar, Altagracia, la municipalidad trabaja para evitar que un muro de 60 años y 6 metros de alto, de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, no colapse sobre media docena de viviendas.

59 casas anegadas es el último saldo de las últimas lluvias sobre la capital.

9 barrios afectados en Managua por las fuertes escorrentías del invierno.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus