•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sentada en la entrada de su casa Juana Castillo observa el movimiento de las palas mecánicas en la zona donde antes era su vecindario, mientras los obreros arman la estructura de la caja de drenaje en el fondo de una profunda zanja. Ella y sus hijas son las únicas que quedaron en esa esquina del barrio Rubén Darío, el resto de los moradores fueron trasladados a un lugar seguro.

“Aquí nunca se me metió el agua. Todo el problema fue por el hueco que hicieron”, nos comenta Castillo al recordar que con la lluvia del pasado jueves potentes escorrentías bajaron del lado norte del mercado Oriental y socavaron las paredes de la zanja hecha como parte del proyecto de ampliación de la red de drenaje pluvial, cuyo objetivo era aplacar las inundaciones en la zona turística del Paseo Xolotlán y sus alrededores.

El socavamiento llegó al punto de botar parcialmente una casa y puso en peligro a los habitantes de otras viviendas.

“Nos dijeron que nos podían dar casa, pero era voluntario irse. El problema es que mi terreno es grande y solo me ofrecían dos casas (chiquitas), y aquí viven las familias de mis dos hijas y tengo a otra muchacha que vive con nosotras. Por eso me quedo todavía”, explica la mujer enfatizando en que está dispuesta a irse si le compensan de forma satisfactoria.

Precaristas al acecho

La destrucción en la zona comienza a traer personas que buscan encontrar entre los escombros alguna cosa que les pudiera ser útil, mientras otra familia se prepara para abandonar la casa que habitaron poco después del terremoto de 1972.

Los picapiedras también se han hecho presentes en el punto, el sonido de los martillos golpea el ambiente de las viejas estructuras derrumbadas, luego que las familias que las habitaron fueron trasladadas a Ciudad Belén, la urbanización donde el Gobierno ha enviado a todas las personas afectadas por inundaciones y la actividad sísmica del año pasado.

En declaraciones recientes, el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, aseguró que desde el 2009 se han entregado 10 mil casas en diferentes urbanizaciones y barrios. Ya en Ciudad Belén se ha completado la construcción de 1,877 viviendas, donde actualmente viven aproximadamente 10 mil personas.
Joaquín Martínez, quien dijo ser habitante del barrio, señaló que no todas las casas se inundaron, pero la corriente arrastró lo que estaba a su paso y la gente de ese grupo de casas estuvo en peligro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus