•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de un millón de córdobas se destinaron para la instalación de tapas en los pozos de visita y rejillas en los tragantes de la capital, pero tras las primeras lluvias fuertes muchas de estas tapas se observan tiradas por las calles.  

Una de las grandes quejas de la población es que esto representa un gran riesgo tanto para conductores como para peatones, por lo que fácilmente puede ocurrir un accidente.

“Para nada pusieron esas tapas. El concreto se ha desquebrajado y fácilmente, con las grandes corrientes del invierno, estas han sido arrastradas y quedado tiradas en las esquinas de las calles. Ahora quedaron los huecos y si en la noche no te fijás terminás metiéndote en el hoyo”, expresó el conductor de taxi, Alberto Jiménez.
Indicó que cuando el vehículo termina en uno de estos huecos sin tapa, se corre el riesgo de perder la dirección, dañar los soportes o dañar otras piezas del carro.
Para el peatón César Montez, el peligro es que alguien no se fije y termine en el fondo del drenaje.

“Creo que fue una buena idea de la Alcaldía de Managua hacer el cambio de las tapas viejas de metal que se las robaban los chatarreros, a las de plástico, pero si usted se fija, parece que hicieron mal la mezcla y el concreto no sirve. Por el paso de los vehículos se quebró el cemento y quedaron sueltas. Las lluvias terminaron de desbaratarlas”, expresó el ciudadano.

A partir del 2014, la municipalidad decidió realizar el cambio de tapas metálicas por las de plástico, llamadas “antirrobo”, hechas a base de fibra de vidrio, con el objetivo de que no sean atractivas para los chatarreros que buscan metal para vender a los recicladores. Al igual, la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) hizo lo suyo con el reemplazo de las tapas para los manjoles.

El concejal del Partido Liberal Constitucionalista, Róger Reyes, miembro de la Comisión de Servicios Públicos dijo: “A mí me pasó. Por no fijarme pasé sobre el manjol abierto y se me reventó una llanta. Es un peligro. El proyecto era mejorar y estamos igual que antes. Incluso, en invierno, cuando el drenaje de aguas servidas colapsa, por el poco peso de las tapas, se levantan y parecen fuentes lanzando agua hacia arriba”.

El edil señaló que esto no sucedía con las antiguas tapas metálicas, que eran muy pesadas.

El funcionario comentó que puntualizará sobre esto en la próxima sesión municipal, para que se revise la obra, para corregir errores, pues es pérdida de capital para los contribuyentes de Managua.

  • La ausencia de tapas en el drenaje ocasiona que ingrese todo tipo de desperdicios sólidos, lo cual obstruye  la red de tuberías.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus