•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las orillas de los de-sagües principales del drenaje pluvial están saturadas de viviendas y negocios, lo cual representa un enorme peligro para sus ocupantes, quienes se han ubicado en zonas de riesgo pese a que existe una ordenanza municipal que lo prohíbe.

El responsable de operaciones de la Cruz Roja Nicaragüense, Aldry Flores, señaló que se desconoce el número de personas que se han asentado a la orilla de los cauces, pero representa un gran problema para la misma población y los servicios de rescate.

El viejo Plan Parcial de Ordenamiento Urbano “Sector Nor-Central”, de la municipalidad capitalina, desarrollado en el año 2000, establecía que hay 16,056 viviendas mal ubicadas por encontrarse en áreas restringidas por fallas geológicas, estar a orillas de los cauces y en áreas de inundación. 15 años después de este estudio,  no hay datos actualizados.

Únicamente 2 cauces atraviesan la zona Este capitalina, de donde baja la mayor cantidad de aguas pluviales provenientes de la Cuenca Sur.

“Solo en junio, la Cruz Roja tuvo que prestar 22 servicios por las anegaciones, dado que había personas que vivían en lugares no aptos para habitar. Por ejemplo, en la zona de Xiloá ya hay cantidad de personas que se han asentado a orillas de cauces, mientras que en el barrio 18 de Mayo, donde murieron 8 personas, hace poco había gente que tenía la intención de asentarse”, indicó Flores.

ROSTICERÍA “FLOTANTE”
Destacó que como servicio de rescate y salvamento, la institución no da abasto solo  por la cantidad de llamadas que reciben cuando hay inundaciones de casas por estar mal ubicadas.

“Me sorprende que incluso haya comercios de servicios de comida. En la zona de El Recreo, durante la lluvia del 11 de junio, en una rosticería había gente subida en las mesas, porque las aguas ya se habían desbordado del cauce”, señaló el cruzrojista.

En un recorrido realizado por El Nuevo Diario por algunos de los principales ramales del drenaje capitalino: el cauce Oriental, del cauce paralelo a la pista El Recreo, el cauce Occidental, el  Wisconsin, El Seminario y el de Bello Horizonte, entre otros, se observó que están totalmente poblados en sus orillas.

Incluso algunos comercios han extendido sus límites sobre el cauce, haciendo balcones de perlines, tal como se observa en el antiguo camino a Santo Domingo, en las cercanías del bar Ache, mientras que en Altagracia Norte hay varias casas que extendieron su propiedad sobre el cauce.

INCUMPLEN ORDENANZA
La ordenanza municipal 07-98 determina como “Zona de máxima seguridad y alto riesgo” aquellos lugares donde  se ubican zonas de terrenos que históricamente han sido inundados por la costa 43 del lago, así como la faja de tierra que colinda con ríos y cauces, estanques o depósitos naturales de agua, y prohíbe el establecimiento en el perímetro de la orilla de los cauces de aguas pluviales hasta una distancia mínima de 3 metros de su borde.

En un informe que brindó ante el Concejo Municipal, el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, señaló que los desastres naturales generan cuantiosos gastos al Gobierno central en rehabilitación de barrios, reactivación de pozos y centros de albergue que generan muchos gastos de manutención y compra de víveres.  Solo en obras de remediación, el Gobierno central destinó C$110 millones en años anteriores.

Moreno explicó que el peligro para la población que vive en zonas de riesgo es “enorme” y destacó que antes de las lluvias de junio, el cauce Borbollón, no revestido, tenía entre 4 y 5 metros de ancho, pero las escorrentías arrancaron un centenar de árboles que estaban en las laderas del mismo, por lo que el  ancho actual es de 12 metros.

  • 61 KILÓMETROS de cauces revestidos atraviesan de Sur a Norte a Managua.

  •  

    84 KILÓMETROS de cauces no revestidos tiene el área urbanizada capitalina

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus