•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lograr que la población deje de lanzar aguas residuales a los cauces y tragantes de la red pluvial reduciría la cantidad de contaminantes que a diario van directo al lago Xolotlán, señalan especialistas en medioambiente que consideran que falta una acción contundente de la municipalidad para que esto se cumpla.

Para el asesor en temas ambientales y especialista en agua, Julio Sánchez, es un atentado a la seguridad ciudadana que se permita que la población contamine el lago Xolotlán, porque a través de la red pluvial se transportan metales pesados, químicos, aceites, hidrocarburos, bacterias coliformes, además de sedimentos con agroquímicos.

“No hay efectividad en la supervisión y no se sabe si esto es por falta de presupuesto o voluntad de la municipalidad”, consideró Sánchez, indicando que la Alcaldía debe hacer una revisión de sus acciones, pues falta supervisión y monitoreo en su Dirección de Medioambiente.

Destacó que hay responsabilidad compartida, tanto del gobierno local, como de la población y la empresa privada, pero remarcó que la Alcaldía es la llamada a tomar la iniciativa en la política de prevención.

48 por ciento de asentamientos en Managua tienen letrina, pero no tratan sus desperdicios.

“No se puede estar esperando a remediar el daño, hay que intervenir antes que el problema se incremente, desde las campañas de prevención a las sanciones administrativas”, recomendó Sánchez, señalando que actualmente Managua tiene una planta de tratamiento de aguas residuales, pero incluso su capacidad es limitada.

Aplicar normas
Para el asesor ambientalista Raomir Manzanares, “Managua tiene normas y reglamentaciones sobre el manejo de las aguas residuales y estas tienen que hacerse cumplir por la Alcaldía de Managua”, dijo el asesor.

En Managua, todas las orillas de los cauces están “crucificadas” por tubos domiciliares, que lanzan las aguas servidas sobre el drenaje pluvial y algunos de estos cauces continúan desembocando en el lago Xolotlán.

Hasta el momento no hay un estudio que calcule el volumen de aguas residuales que se desvían a la red pluvial, sin embargo la ciudad de Managua tiene 157 asentamientos y el 58.6 por ciento de estos no tienen servicio de aguas negras, según el Censo de Asentamientos Urbanos, de la organización Techo.

El ambientalista comentó que un problema es la mentalidad de la población de buscar la forma más sencilla de deshacerse de sus desechos, ya sea de las aguas de jabón y detergentes o de sus desechos sólidos, sin tomar en cuenta que se hacen daño a sí mismos.

La Ordenanza Municipal Nº 01-2013 de “Daños y Multas Ambientales en el Municipio de Managua”, en su artículo 9, sobre Contaminación con Residuos Líquidos se dicta que incurren en esta falta las personas naturales o jurídicas.

Esto por verter aguas residuales domésticas, industriales o comerciales sobre el sistema de drenaje pluvial, tales como cauces, red colectora subterránea, cunetas, tragantes, pozos de visita. También sobre el sistema vial, llámense calles, andenes y aceras. Además por verter sobre cuerpos de aguas superficiales como lagos, lagunas.

Multas
En tales casos se aplicará multas, para viviendas populares de C$200; para viviendas residenciales de C$1,500; en caso de la pequeña empresa C$5,000; para la mediana empresa C$15,000; y la multa para las grandes empresas es de C$50,000.

Por otra parte se determina que en los asentamientos humanos espontáneos que no exista sistema de alcantarillado sanitario, las aguas residuales deberán recolectarse en una pileta de concreto con tapa y fondo de material de filtro, debiéndose separar los residuos sólidos que provengan de la cocina.

El agua recolectada debe regarse diariamente en los patios, sin crear charcas generadoras de zancudos entre otros vectores contaminantes, caso contrario la multa correspondiente es de C$100.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus