•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las primeras gotas caen sobre los tejados de zinc y a unas veinte familias se les hace un nudo en el estómago. Ruegan a Dios que la precipitación no sea tan fuerte, pues de lo contrario en menos de una hora la inundación es segura.

Así se sufre en el barrio Santa Rosa, específicamente de la Plaza 3F 4 cuadras al sur, un cruce vial que históricamente termina anegado con cada aguacero.  

Según los habitantes, el problema se ha acrecentado los últimos dos años, pues el agua alcanza hasta más de metro y medio de altura.

“Aquí caen las aguas de las Cuatro Esquinas, pero desde que comenzaron el paso a desnivel de Rubenia y una zona residencial recién construida, el problema es mayor”, alega la pobladora Xóchitl Gutiérrez, quien vive en el punto más afectado. Dice que se siente en zozobra debido a la falta de una respuesta efectiva por parte de la Alcaldía de Managua.

Abandonan casas
Indicó que cuando comenzaba la llena de agua, tenía hasta tres horas para poner en alto los electrodomésticos y la ropa, pero ahora en menos de una hora de lluvia el agua se eleva.

“Mi terreno es alto, pero aun así, el agua me llega a la rodilla. Al frente había una ferretería y con la última lluvia las pérdidas en materiales de construcción y herramientas fueron cuantiosas y la dueña decidió irse a otro lado, la vecina del costado también se fue de su casa, y solo viene de vez en cuando a ver la propiedad”, comenta Gutiérrez.

En este punto la municipalidad capitalina ha desarrollado varios proyectos, pero deficientes a juicio de los habitantes. En 2013 fueron C$5 millones, según el Plan de Inversión Anual 2014. A un costo de un millón de córdobas se hizo una obra de instalación de tuberías de 24 pulgadas y la construcción de un tragante de gaveta y pozo de visita.

“Yo no soy ingeniera, pero no necesito serlo para saber que de nada sirve poner un tubo más grueso en un punto, si la tubería que hay para el desagüe es más pequeña”, dijo la afectada.

Siberio Soto también señala que este lugar es un “lago”, donde el agua te puede llegar al pecho en la parte más profunda.

“Aquí es difícil vivir y ofrecen llevarte a un albergue para después mandarte a las casas por el aeropuerto, pero esas casas son un huevito, y los terrenos que tenemos no corresponden a lo que quieren dar”, alegó Soto.

Para este año, el Plan de Inversión municipal destinó otro millón de córdobas, ahora para la instalación de 500 metros de tuberías de 60 y 70 pulgadas, además de la construcción de 8 tragantes. Esta sería la primera etapa de la obra.

Según Fidel Moreno, el fondo aprobado es solo para realizar el estudio de una obra que puede llegar a costar hasta C$ 40 millones.

El concejal del Partido Liberal Constitucionalista Walter Espinoza comentó que desde su bancada solicitaron en tres ocasiones la creación de un proyecto en barrio Santa Rosa, dado que año con año estas familias son afectadas, y ya hay en elaboración un proyecto para dar una respuesta efectiva.

“Este es un problema histórico, se ha venido invirtiendo, pero no ha sido suficiente para resolver este problema. Esperemos que el estudio profundice en las acciones más indicadas que permitan dar tranquilidad a estas familias”, indicó Espinoza.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus