•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las promesas de reparación de una de las vías que se conectan a Carretera a Masaya y a su vez con una de las rutas alternas a la capital, ocasiona serios pegones. Se trata de la entrada que va de la denominada rotonda Ticuantepe hacia Veracruz, donde hay enormes baches.

El propietario de vehículo Mauricio Contreras, explica que habita en la entrada de Nindirí y para evitar los atascos en la Carretera a Masaya toma la vía a Veracruz para seguir por dentro hasta la capital, siendo esta la ruta alterna más accesible.

“Pero con solo la entrada a la penitenciaría La Esperanza, te encontrás con tres enormes huecos, más adelante hay otros dos pegones terribles y sobre la vía siguen más baches pequeños sobre el tramo hacia Veracruz. Luego doblás buscando Las Cuatro Esquinas y todas las orillas de la pista están carcomidas y en dos puntos la carretera incluso está partida y ya es camino de tierra”, se quejó Contreras.

Comentó que en la zona tampoco hay red de tuberías para las aguas negras y las escorrentías permanentes dañan el asfalto.

“No entiendo, tiene años con eso de la vía alterna a Managua; invierten millones en el tramo del campo de golf a Sabana Grande, pero de qué sirve si los accesos para tomar la ruta, no son accesibles. Deberían crear una vía alterna transitable en todo su recorrido, y no solo en un fragmento”, protestó Contreras, alegando que lo único realmente bueno que han hecho es la ruta de Las Cuatro Esquinas hacia el Reparto Schick.

Otro de los afectados es el conductor de caponera Carlos Antonio Fonseca Robleto, con once años trabajando en la zona.

“Esta calle no sirve. Los accidentes están a la orden del día y aquí se te arruina el vehículo. Se le ha dicho desde hace años a la Alcaldía de Nindirí, que le corresponde, y no hacen nada. A mí se me quebró una pieza de tanto capear los hoyos y a uno nadie le repone nada, de la bolsa de uno tiene que salir para ganarse el pan de cada día”, expresó Fonseca, quien demanda que se repare la calle lo más pronto posible y que sea en concreto hidráulico para que sea duradera.

Indicó que en ese punto trabajan 40 caponeras y se exponen al peligro, pues por capear los huecos de la carrera pueden sufrir un accidente con los vehículos que van en el carril contrario, siendo los puntos más difíciles la entrada a Veracruz, Bosques de Capistrano y residencial Jardines Argüello.

“Algo que también sucede es que esta es entrada para los vehículos pesados… Eso también daña el rendimiento de la carretera”, consideró Fonseca.

El joven Eliecer Ríos, quien tiene un año de laborar en un negocio ubicado sobre la vía de entrada a Veracruz, aseguró que en ese lugar ha visto por lo menos veinte accidentes durante ese tiempo. Además mencionó que el mal estado de la carretera les afecta porque la clientela en vehículo no puede orillarse.

Ríos dijo que la hora pico del tráfico es lo más problemático, porque los vehículos que doblan tienen obligatoriamente que bajar la velocidad para pasar por los hoyos o rodearlos y debido a eso se forman largas filas.

El Nuevo Diario buscó la versión de las autoridades municipales de Nindirí, pero reiteraron que la Alcaldía se comprometió con los pobladores de Veracruz a reparar 2.5 kilómetros de calle destruida, pero será hasta el 2016, porque ya hay otros proyectos presupuestados, informaron.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus