•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras las nubes comienzan a ponerse grises con la amenaza de lluvia, al menos treinta familias del barrio Largaespada y Reparto Tiscapa sufren porque ahora el cauce que tienen cerca se desborda, dado que la nueva tubería para desagüe que instalaron en el barrio Jonathan González cae ahí.

“Acaban de reparar los cien metros de adoquines que se llevó la corriente, pero en esta zona no han hecho nada para remediar el problema de la inundación que golpea al barrio”, dijo William Huembes, quien habita del busto José Martí, 1 cuadra al este y 1 cuadra al sur.

En este lugar se da la confluencia de dos corrientes: la que baja desde el barrio Jonathan González hacia la micropresa Los Guachos y que va hacia la laguna de Tiscapa, y la del cauce de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

El afectado destacó que el año pasado la corriente era fuerte e incluso se desbordaba, pero no como las escorrentías provocadas por las  lluvias de junio, que inundaron toda la zona. Considera que esto sucedió debido a la instalación de tuberías mayores que vienen del barrio Jonathan González, lo cual hace que la micropresa se llene con mayor velocidad, porque su capacidad es la misma de antes.

“Fíjese que aquí había una malla para que la gente no tirara basura al cauce, pero la corriente fue tan fuerte que toda la basura se pegaba en la red de metal y  terminó por caer. El agua nos llegó hasta la rodilla”, confesó Huembes,  quien pidió a la municipalidad que vuelva a instalar la malla, porque en cierta medida ayuda a retener por un tiempo las escorrentías pluviales.

Los vecinos del sector señalan que recientemente lo que hizo la Alcaldía de Managua fue rellenar los enormes huecos que dejó la corriente en las cercanías de la micropresa y limpiaron la arena que había.

ACCIONES
Según el Plan de Inversión Anual modificado para la atención a los daños por las lluvias, la municipalidad reparará la canaleta y el barandal en la intercepción de Tiscapa; el revestimiento de 100 metros de ramal cauce interceptor Tiscapa, además deben construir un muro de contención de 200 metros lineales para proteger viviendas del sector.

Ada Herrera, habitante del Reparto Tiscapa, comentó que también fue víctima de la inundación. “Incluso hay oficinas que perdieron archivos, aparatos de informática y muebles. Fue un desastre”, manifestó.

Recordó que con las lluvias de junio, los vehículos que estaban parqueados en un bar fueron arrastrados por las corrientes y los tuvieron que buscar hasta en las orillas del cráter de Tiscapa, por lo que recomendó a la comuna hacer algo antes que vuelva a llover fuerte.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus