•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este sábado 11 de julio, Nicaragua recibió a 182 nuevos graduados provenientes de la Universidad Americana (UAM), tras haber adquirido sus títulos en la XXXIV ceremonia de graduación de esta casa de estudios celebrada en el Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD).

La ceremonia inició a las 7:00 p.m., con las palabras de la invitada de honor máster Eunice Alejandra López Sánchez, mejor conocida en el mundo de la literatura como Eunice Shade, escritora y ex alumna de esta institución, quien exhortó a los recién graduados de no olvidarse de Dios, la familia, la educación y sobre todo de Nicaragua. “No olviden el deber con Nicaragua ¡Hagámosla crecer y crecer! Felicidades, les deseo éxito porque estoy segura que les espera un futuro dichoso”, expresó. 

Noche de reconocimiento

Tras finalizar con su discurso, a Shade se le otorgó un reconocimiento “por ser una digna representante de los valores de la UAM quien con su éxito ha puesto en alto el nombre de nuestra universidad”. Visiblemente conmovida, Shade manifestó que para llegar hasta donde está “la estrella de Dios estuvo conmigo en todo momento”. Asimismo, explicó que aún le falta un largo camino por recorrer. “Hoy mis ramas se han extendido y seguirán extendiéndose y vendrán nuevas primaveras, para satisfacción de mi familia, mis maestros y mis amigos y todos los que han creído en mi trabajo, entre ellos, ustedes: El Nuevo Diario pues me permitieron desarrollarme como periodista cultural”.

Luego de la entrega de los títulos, las autoridades correspondientes otorgaron diplomas de reconocimiento a los mejores estudiantes de cada una de las carreras, siendo el Lic. Ramiro Humberto López Solís, el mejor estudiante de la graduación. 

Los retos 

Durante la ceremonia, Ernesto Medina, rector de la UAM, destacó que el principal compromiso de los nuevos profesionales es “mantenerse fieles a Nicaragua contribuyendo con sus nuevas capacidades a construir una nación más justa, democrática y sin pobreza”. De cada uno de ellos espera un líder que marque la diferencia en los diversos espacios que les toque vivir o trabajar. 

En la actualidad, uno de los desafíos que enfrentan como formadores profesionales es la velocidad con que está desarrollándose la ciencia y la tecnología. Medina afirmó que debido a este avance “como universidad tenemos la obligación de tener planes de estudios más flexibles para así adecuarnos a las necesidades que la sociedad y la industria misma nos plantea”. Agregó que la competitividad del país puede mejorar en la medida en que se ejecuten procedimientos para transformar la economía.  “Es hora de que dejemos de estar perdiendo lo más valioso como es el recurso humano”, finalizó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus