•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un accidente en la Carretera Norte, un obstáculo en Metrocentro o una calle en reparación en Carretera Sur hace colapsar el tráfico debido a la falta de vías alternas adecuadas y conocidas para que los conductores puedan continuar su camino.

El urbanista y arquitecto Gerald Pentzke señaló que hay situaciones imprevistas, como el bloqueo en Metrocentro de los días miércoles, que afecta enormemente el tráfico, en una zona donde, según estudios del Plan Maestro de la Red Vial Nacional, se mueven diariamente 31,361 vehículos.

“Son situaciones no planificadas, que regularmente se pueden resolver con que la Policía de tránsito aposte a un agente para dar vía, sin embargo no hay una adecuada red vial que facilite la circulación”, dijo Pentzke.

Señaló que por una parte no hay una red de vías alternas para evitar enormes vueltas buscando otras vías principales, y donde si las hay, las condiciones de las calles no son adecuadas, pues están en mal estado o son de tierra. 

Por otra parte comentó que falta conocimiento de la población de estas vías que se pueden convertir en laberintos, además no existen señalizaciones que guíen a los conductores.

Asimismo, comentó que se carece de un plan de evacuación de la ciudad que permita actuar si se diera un terremoto de gran magnitud, que provocara la caída de muchos de los megarrótulos instalados en las vías principales.

“Esto es importante y debería ser parte de los planes de prevención contra desastres, donde se debería puntualizar áreas alternas de salida, pero también de concentración fuera de la ciudad, tal como se tiene en otros países como en la ciudad de Tokio, Japón”, consideró el arquitecto, pensando en situaciones extremas, pero probables en una ciudad que es atravesada por fallas sísmicas. 

Vieja intención

Por su parte, el ingeniero David Gaitán,  especialista en Ingeniería de Tránsito, recordó que desde que la red de tráfico pasó del Ministerio de Transporte a la Alcaldía de Managua, existía el plan de  habilitar vías alternas laterales en al menos dos puntos principales de la capital.

Indicó que entre estos estaba Carretera a Masaya, cuya vía alterna se desplazaba internamente, para salir por el hospital del niño, hasta el mercado Roberto Huembes. 

“Hay varias posibles soluciones. Por una parte que se habiliten vías alternas, que las carreteras principales se hagan de un solo sentido, si no que se amplíen para facilitar el tráfico”, consideró el ingeniero Gaitán.

Otro de los aspectos del problema es que las carreteras pierden capacidad porque las vías principales se han hecho comerciales y muchas son ocupadas como estacionamientos, haciendo que una vía de dos carriles se reduzca a una.

“Las calles deben despejarse y ordenarse. El urbanismo debería ser una prioridad para aprovechar lo que tenemos. Deben dejar a un lado los favoritismos, y se necesita voluntad política para poner un alto al desorden”, dijo el ingeniero Gaitán.

250 mil vehículos conforman el parque vehicular de la capital.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus