•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Disfrazados como diablitos o indios o bailando al son de bandas filarmónicas, miles de devotos nicaragüenses celebraron este sábado con jolgorio la llegada de Santo Domingo de Guzmán, patrono de Managua, desafiando el calor y la lluvia.

"Sabemos que Santo Domingo es poderoso y no va a pasar nada el día de hoy", aseguró a la AFP Cándida Hernández, una trabajadora doméstica de 35 años que asiste todos los años a la multitudinaria peregrinación para pedir por la salud de sus dos hijos.

El santo, conocido como "Minguito", es bajado todos los 1 de agosto en procesión desde una parroquia ubicada en una sierra del sur de la capital, donde la imagen de 20 cm fue descubierta en 1885 por un leñador.

La imagen es cargada por los devotos sobre una peana adornada con muchas flores, que avanza a paso lento hasta una iglesia del norte de la ciudad, mientras los devotos bailan, brincan, lanzan cohetes artesanales al aire y gritan vivas al santo.

La historia de Minguito 

Según la historia, "Minguito" fue un misionero español (1170-1221) que defendió a los esclavos de su época y que según los nicaragüenses tiene el poder de curar muchos males.

Los tradicionales diablitos

"Siempre que he tenido problemas tengo fe que el santo los solucionará" dijo a la AFP Roberto Espinoza, un exmilitar que llegó junto con toda su familia a pedir al santo que lo cure de una úlcera estomacal.

Otros, como la sexagenaria Teresa Mendoza, quien caminaba apoyada en un andarivel en compañía de su hija, esperaba que el santo le aliviara el dolor en sus piernas.

Muchos devotos cumplen sus promesas con sus hijos a cuestas, vestidos con atuendos o máscaras de la mitología indígena, trajes típicos, o se untan el cuerpo con aceite y ponen cuernos sobre sus cabezas para simular ser diablitos.

A lo largo de la bulliciosa marcha, custodiada por unos 4.000 policías, algunos niños y mujeres bailaban danzas tribales como "la vaca loca", llamada así por sus llamativos movimientos.

Otros esperaban la pasada del santo a orillas del camino degustando platos típicos, sin temor a ser sorprendidos por los sismos que sacudieron de manera superficial el centro de la capital el martes y jueves pasados.

La algarabía religiosa culmina en horas de la tarde en la iglesia Santo Domingo, norte, donde la imagen permanecerá 10 días en medio de festejos populares y corridas de toros, para luego retornar en procesión a su santuario.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus