•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Vendedores informales decidieron tomar su espacio en las paradas de buses, sin la autorización de las autoridades. La situación está desvirtuando el objetivo de la inversión, que era hacer más cómoda la espera, señalan usuarios del transporte urbano.

Ulises Castillo, habitante del barrio Walter Ferretti, señaló que las paradas verdaderamente resuelven como zona de espera, pero cada vez se vuelven más incómodas por la toma de comerciantes por cuenta propia, quienes se han instalado sin ninguna orientación sobre el espacio que pueden tomar. 

“Algunos han sacado las mesas sobre la pasada peatonal, y hasta ponen hamacas, obligando a las personas a bajarse a la calle o a la bahía para poder circular”, dijo Castillo.

Carlos Montenegro, del barrio La Fuente, opinó que está bien que haya vendedores en las paradas de buses, pero criticó que en algunas paradas hasta cocinan y el humo “ahoga” a quienes esperan los buses. 

Un problema

Para el urbanista Romer Altamirano Guerrero, las paradas pudieron ser mejor diseñadas, pero reconoce que lo que en realidad preocupa es el caos que podría ocurrir si la municipalidad no establece normas.

“Me parece que la Alcaldía, acompañada de la Policía Nacional, debe primero platicar con los comerciantes que ya se instalaron en las paradas y estipule requisitos para permanecer en el lugar”, plantea.

No se mueven

“Las estructuras están ahí, se prestan a ser tomada por los vendedores, y algunos puede que se están tomando espacios mayores a los pensados primeramente”, comenta el arquitecto Altamirano. 

Araceli García, una de las vendedoras beneficiadas con un cubículo en la Avenida Bolívar, indicó que ahí los vendedores tienen un sindicato y están afiliados al Frente Nacional de Trabajadores, organización que todavía no les da instrucciones para tomarse los espacios prometidos en las paradas de buses. 

“Hay quienes dicen que en septiembre serán entregados oficialmente, pero no hay nada específico. Mientras tanto sigo en el punto de siempre y no tengo problemas”, alegó la señora García.

En representación de la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia, Manuel Reyes Castro, expresó que los cubículos que se crearon en las paradas de buses fueron hechos para reivindicar la labor de los vendedores ambulantes, creándoles condiciones dignas.

Consideró que las nuevas paradas de buses son instalaciones permanentes techadas y quienes sean beneficiados con un espacio deben adaptarse a lo que la Alcaldía de Managua establezca, ya sea en cuanto a normas para el cuido, como para no limitar la comodidad de los usuarios del transporte público. 

“La visión del Gobierno y la de nosotros como organización se mantiene, y es ordenar a los vendedores en busca de tener una mejoría. No podemos seguir fomentando la anarquía, el desorden, porque esto no nos conviene, pues es un factor negativo para nuestras ventas”, acotó Reyes.

Destacó que algunas personas mal intencionadas pueden fomentar el desorden, pero hizo el llamado a organizarse porque es de beneficio para todos, tanto para la ciudadanía como para los trabajadores por cuenta propia.

1,800 vendedores serán beneficiados con las instalaciones de las nuevas paradas de buses.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus