•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras diez días de estadía en la iglesia Cristo del Rosario, en la capital, Santo Domingo de Abajo regresará a su casa en la iglesia de San Andrés de la Palanca mañana domingo, en medio de 400 policías y la algarabía y fervor religioso de sus devotos, quienes según la Policía, “se han portado a la altura”, porque desde el arranque de las fiestas no ha habido delitos graves.

El comisionado mayor Donald López, jefe de la Estación II de Policía de la capital, dentro de cuya jurisdicción está el barrio Cristo del Rosario, dijo que desde que empezó el plan de aseguramiento de estas fiestas, el 7 de agosto, día del arribo del Santo, solo ha habido dos alteraciones al orden público, que dejaron dos o tres detenidos quienes luego fueron liberados. 

Tampoco ha habido incautaciones de armas de fuego u armas blancas, lo que revela que la población ha acatado y respetado las orientaciones y prohibiciones emanadas por la institución policial.

Para garantizar el orden y proteger a los devotos, la Policía estableció un perímetro de seguridad y vigilancia de 300 metros alrededor de las iglesias Cristo del Rosario, en el barrio del mismo nombre en la capital y San Andrés de la Palanca, en el municipio de Mateare. La vigilancia arranca la noche del sábado, día de la vela de despedida, hasta las 9:00 p.m. del domingo. 

Igualmente, para evitar accidentes, se estableció un perímetro de seguridad de 100 metros a ambos lados de la vía principal por donde pasa la procesión de la imagen de Santo Domingo de Abajo, donde la Policía estará regulando el tráfico de forma escalonada. 

Como parte de las medidas de seguridad, la Policía prohibió la portación de armas de fuego y explosivos, consumir o vender bebidas en envases de vidrio en la calle y parquearse sobre la vía por donde pasará el Santo de regreso a su casa. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus