•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La antigua estructura del Edificio Baltodano, sobreviviente al terremoto de 1972, dejó de ser uno de los pocos rastros aún en pie de la vieja Managua, al empezar ayer su demolición por parte de la municipalidad, por considerarlo un peligro para los peatones de la zona.

Según el funcionario Rodolfo Villachica, de la Dirección General de Proyectos de la Alcaldía de Managua, la estructura de 43 años, ya había dado su vida útil porque en todo ese tiempo a la intemperie el armazón de acero se había debilitado.

Remarcó que el edificio de tres plantas se ubicaba en los alrededores de un área recreativa, prácticamente contiguo al Centro Cultural Managua, detrás del Palacio de la Cultura, y a un lado de una parada de transporte urbano colectivo y de la pista Dupla Norte, donde transitan centenares de personas a diario.

“Ha estado expuesto al sol, al viento y la humedad que principalmente con el tiempo ha penetrado el concreto, afectando de manera directa el refuerzo. El acero se ha venido corroyendo con la humedad, lo que ha venido a disminuir la capacidad de resistencia de la estructura”, explicó Villachica.

Relató que la comuna hizo un análisis con la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y ambas concluyeron que representa un peligro para la población. “Así se decidió demolerlo de manera inmediata para salvaguardar la vida humana”, alegó Villachica.

ZONA DE SEGURIDAD

Para demolerlo se hicieron coordinaciones entre la municipalidad capitalina y la Policía Nacional, con el fin de mantener los márgenes de seguridad al momento de su derrumbe.

Así mismo, se agregaron cúmulos de tierra para reducir los márgenes de riesgo para los obreros y maquinaria que participan en esta labor.

Posterior a la demolición total, la maquinaria permanecerá varios días hasta lograr la limpieza completa de los escombros.

En la demolición participaron tres excavadoras, además de un martillo hidráulico para golpear de manera precisa la estructura.

El historiador Bayardo Cuadra comentó que esta edificación comenzó a construirse a inicio de la década de los setenta, para integrarse a la zona llena de comercios y oficinas del centro de la vieja Managua.

UNA NUEVA PLAZA

“Tal como lo vimos todo este tiempo, igual estaba para el terremoto de diciembre de 1972. Era propiedad de la familia Baltodano. La estructura sobrevivió y luego apareció un letrero anunciando que se construiría algo, pero después el letrero desapareció”, refirió Cuadra agregando que el edificio estuvo abierto por mucho tiempo y hasta sirvió de escenario para varios suicidas, por lo cual fue cercado con láminas de zinc.

Si bien representantes de la municipalidad se limitaron a referirse al trabajo de demolición, el gobierno central esta semana anunció la construcción de la Plaza 22 de Agosto, en esa misma área. Esta contará con bancas, luminarias y andenes peatonales para conectar todos los ambientes entre la Avenida Bolívar, la Plaza de la Revolución y el Paseo Xolotlán.

Así también próximamente se remozará la fachada del Palacio de la Cultura y del Centro Cultural Managua.

Se espera que la nueva plaza esté terminada a finales del año, donde se afirma que se organizarán ferias, actividades deportivas, gastronómicas, entre otras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus