•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre escombros y un colocho de varillas de acero, unas 50 personas recolectoras de metal amanecieron ayer buscando cómo “hacer su agosto” (aprovecharse) de los escombros del edificio Baltodano, derrumbado por obreros de la Alcaldía de Managua.

Gustavo Chávez Guido dijo que estuvo desde muy temprano cortando varillas de acero entre los pedazos de concreto derrumbados por la maquinaria municipal.

“Espero sacar unos 10 quintales de varillas de acero. Estoy cortando esta armazón de metal y me iré hasta que caiga la tarde”, comentó Chávez, quien agregó que su actividad le permitió llevar el pan del día a la mesa de su familia.

Oscar Manuel Altamirano comentó que estaba de guarda de seguridad y hace tres días renunció. “Yo soy ayudante de albañilería y no he encontrado pegue (trabajo). Por necesidad me vine aquí para ver cuánto me gano”, dijo Altamirano.

Otro primerizo es Ronald García, habitante del barrio San Sebastián, quien mencionó que desde las 6 de la mañana está picando piedras para sacar el metal de las bases de concreto derrumbadas.

“Yo trabajo en tapicería, pero como no había nada qué hacer me vine para acá”, expresó García indicando que trabajará hasta lo que aguanten o se quiebren las “sierras” que usan para cortar las varillas metálicas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus