•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El jefe de prevención del Benemérito Cuerpo de Bomberos, comandante Félix Téllez, destacó que todo manejo de sustancias inflamables es un riesgo, pero a los vendedores de cilindros de gas licuado independientes o informales se les considera un riesgo mayor, porque nadie los regula.

“Estos vendedores informales están sin supervisión, en casas particulares y sin condiciones adecuadas. Esto puede ser peligroso. Los cilindros tienen una presión de 800 libras por pulgada cuadrada, y una libra de gas butano al ser soltada al aire aumenta su volumen 250 veces. Por esa volatilidad el gas butano es la sustancia inflamable más peligrosa”, explicó el comandante Téllez.

William Rivera, de la agencia San Martín en barrio El Edén, donde mueven unos 400 cilindros entre los barrios aledaños, especificó que cada seis meses reciben una capacitación sobre los controles a seguir y las medidas de seguridad. Con regularidad estas agencias son inspeccionadas por los bomberos y hay chequeos aleatorios. 

Rivera señaló que desgraciadamente existen particulares que compran 8 o 12 cilindros y desde sus hogares los venden sin restricción.

“Las autoridades también deberían visitar los barrios, para ver y regular este tipo de comercio que puede ser peligroso”, alegó Rivera.

Distribuidora al día

Sobre las nuevas medidas de seguridad, los representantes de agencias distribuidoras de gas butano señalaron que aún no les han orientado mayores requisitos de los ya estipulados, los que tratan de cumplir al pie de la letra por su propia seguridad.

William López, de la agencia Evenor, de Batahola Sur, cuyo lote es de aproximadamente 150 cilindros, indicó que entre las regulaciones para almacenar se les exige que los tanques estén en áreas secas, que el techo no sea bajo y el lugar tenga buena ventilación.

Además se aseguran colocarlos siempre de forma vertical y nunca acostados y de mantenerlos alejados de fuentes de calor u otros materiales inflamables.

“Para tener una agencia primero se hace una solicitud a cualquiera de las cuatro empresas que comprimen el gas, luego se le pide a la Alcaldía de Managua el permiso para instalar la agencia y se solicita a los bomberos una inspección para demostrar que se cumple con las condiciones de almacenaje”, relató López.

Medidas de seguridad

El subdirector de la Dirección General de Bomberos, Salvador Gallo, anunció que las pequeñas agencias distribuidoras deberán cumplir con ciertas regulaciones al momento de trasladar cilindros tales como: conducir a una velocidad moderada, el tanque debe sujetarse muy bien al vehículo y siempre debe viajar en posición vertical.

Normas más estrictas

El desacato a las nuevas disposiciones para el transporte de cilindros de gas butano y la violación a las normas de su almacenamiento serán duramente sancionados por las autoridades policiales del país. “Los vehículos destinados al transporte de gas licuado deben estar en buen estado mecánico, portar señales de identificación de peligro del material que trasladan y tener su respectivo extintor de recarga actualizado”, advirtió el subdirector de la Policía, comisionado mayor Francisco Díaz. Sobre el almacenamiento, Díaz precisó que este deberá hacerse en lugares completamente ventilados.

“Además el sistema eléctrico o servicio de energía donde se almacena debe estar en perfectas condiciones y no deberá guardarse junto a otros materiales inflamables, y allí también debe estar en un lugar visible un extintor con su carga actualizada”, dijo Díaz. Entre las sanciones por incumplir las normas orientadas por las autoridades, se mencionan las que van desde el decomiso de productos, multas y la cancelación del permiso otorgado para la distribución y transporte de gas butano.

  • 7 mil agencias de distribución de tanques de gas butano hay a nivel nacional.
  • 12 emergencias al mes brindan los bomberos por problemas con cilindros de gas butano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus