•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo el barrio La Maravilla, en Sabana Grande, sigue esperando que la Alcaldía de Managua responda al clamor generalizado ante las anegaciones que tanto daño causan a la comunidad y a las empresas cercanas.

“No han reparado nada. Se inunda todo. Desde el sector de Kola Shaler, en la zona de El Arroyo, baja el cauce y cuando ya no da abasto toda el agua se desborda en esta parte”, expresó Amelia Ruiz, quien trabaja una cuadra al Oeste de la entrada principal de Sabana Grande.

Otros pobladores señalaron que tras la última lluvia fuerte de junio, la municipalidad se limitó a limpiar el canal de drenaje pluvial de la pista La Sabana.

Quedaron igual los estragos que hizo la corriente, que en algunos sectores destruyó parte de la canaleta de concreto y piedra cantera e incluso se llevó los mojones de la pista.

Marcos Roque, habitante del barrio La Maravilla, comentó que en algunos puntos el agua puede llegarles hasta el pecho, pues cuando se hizo la pista esta quedó más alta que las propiedades a sus lados.

Esperan respuesta

“Tenemos un canal de drenaje que comienza en la entrada del barrio, que cuando ya se desborda deja de chupar el agua y no corre, pero no es solo el agua del canal, también de la zona del Country Club baja otra fuerte correntada hasta la urbanización Ríos de Agua Viva. Aquí confluyen como tres corrientes y con varias horas esto se inunda”, dijo Roque.

Agregó que una de las afectadas fue la empresa Cootracar, S.A. donde la corriente les botó el muro trasero y comentó que desde hace cinco años se viene hablando de planes de reparación del canal y que darían respuesta, pero hasta el momento todo sigue igual.

Oscar Danilo Urbina, cuya caseta de venta de repuestos de vehículos fue tumbada por la corriente, no confía en el drenaje que se construyó a orillas del segmento Ríos de Agua Viva-pista La Sabana, pues no cree que la corriente que se distribuía en toda la calle, ahora pueda ser canalizada en un canal de un metro y medio de profundidad y tan solo un metro de ancho, principalmente cuando la salida desemboca en un drenaje de menor capacidad.

Arely Mendoza alega que los pobladores ya se han resignado a las inundaciones  y ante la falta de una acción efectiva de la municipalidad, han tenido que poner muros en sus puertas y accesos alternos a las casas, para evitar perder todas sus cosas en cada invierno.

Arlen Varela Morales dijo que las calles no son transitables durante las lluvias y son un peligro, pero confía que pronto harán algo para remediar el grave problema.

Según el informe municipal sobre las afectaciones de las lluvias de junio pasado, en el barrio La Maravilla resultaron anegadas 300 viviendas, tras una lluvia de 160 milímetros, en dos horas.

En inviernos normales el promedio de precipitación es de un máximo de 180 mm durante el mes de junio, indica el documento municipal.

Durante la presentación del informe, el secretario general de la Alcaldía de Managua dijo que el Distrito Seis y Siete  están ubicados bajo la Subcuenca 3 de la ciudad, donde se requiere una micropresa que regule los flujos del drenaje pluvial. Además aseguró que se debe ampliar el drenaje de la pista La Sabana.

  • 300 casas se inundaron en el barrio La Maravilla durante las lluvias de junio.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus