•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rafael Lara
Si algún día necesita hacer un trámite en la Estación Policial del Distrito I y va en transporte propio, será un dolor de cabeza buscar un lugar para parqueo que le dé cierto nivel de seguridad de que encontrará su vehículo intacto.

En una visita realizada por El Nuevo Diario a esa estación policial, constatamos que el intento para ingresar por la entrada principal, yendo de los semáforos del Gancho de Caminos hacia el noroeste, siguiendo la pista Radial Santo Domingo, es una misión imposible.

Los andenes de ambas vías están ocupados por pequeños tramos fijos techados y puertas, luego por estantes improvisados sobre la pista, seguidos por vendedores móviles en carretón. Estos últimos se fijan en el centro de la vía, junto a los ambulantes que cargan su mercadería en las manos.

En medio del desorden, hay pequeños pasadizos en un mar de peatones con bolsos y sacos que transitan en ambas direcciones.
“Una que otra camioneta de carga o taxi pasa por aquí, pero el conductor tiene que ser paciente y tener mucho cuidado. Si tocás a alguien o golpeás uno de los carretones que se ponen en medio, ¡ni quiera Dios!”, expresó Fausto Martínez, uno de los vendedores de carretón.

PELIGRO

Por eso, señaló que cuando alguien quiere ir a la Policía u otra parte de la zona norte del mercado, tiene que dejar el vehículo en los parqueos privados o dejarlo a la libre, aunque nadie le asegura que lo encontrará tal como lo dejó o incluso si lo encontrará. Si bien la estación de Policía tiene tres accesos, por la parte sur solo entran vehículos oficiales u autorizados, mientras en la zona oeste únicamente se puede ingresar dejando el vehículo en el parqueo de la estación, donde para los vehículos pesados tiene un costo de C$50, para los livianos C$25 y para las motos C$10.

A media cuadra hay también un parqueo privado; sin embargo, el problema de esta zona es que quienes no quieren pagar o los camiones que acarrean mercadería en la zona, tienen ocupada la vía.

“Aquí prácticamente solo alcanza un vehículo. En ambos lados hay carros”, comentó Henry Quintero, un vigilante de calle.

El otro parqueo posible está en la zona de la gasolinera del Gancho de Caminos, aunque el área se ha reducido sensiblemente, dado que ahora todas las orillas y parte de uno de los ingresos están ocupados por tramos de comerciantes de telefonía.

Luis Alfonso Aldana refirió que aún recuerda sus días de conductor de camioneta de acarreo e indicó que hace 20 años por ese punto se transitaba sin problemas, y que incluso esa calle era salida de varias rutas.

Para Diana Vargas, que conduce una moto, considera que una de las respuestas sería que cambiaran la entrada de la estación policial y que quede sobre la pista norte, donde hoy solo entra personal autorizado.

En tanto, Isabel Sandoval opina que otra opción es que retiren a los comerciantes que invaden la entrada de la estación.

Según las autoridades policiales, la invasión de los vendedores no es algo de su competencia.

El Nuevo Diario buscó a la administración de la delegación de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), pero nos aseguraron que su director Augusto Rivera no estaba en las oficinas.

En 2014 Commema estableció una raya que los comerciantes debían respetar; no obstante, meses después volvieron a invadir la calle.

Según Rivera, en ese entonces, dijo que la respuesta estaba en hacer conciencia entre los vendedores sobre las dificultades que daba su actitud, pero que no los retirarían a la fuerza.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus