•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De exitoso fue calificado el simulacro de terremoto realizado en Managua y el resto del Pacífico del país; sin embargo, representantes del gobierno e instituciones involucradas todavía consideran que es necesario afinar algunos detalles para reducir al mínimo las consecuencias de un evento sísmico real.

El jefe de la sección de Defensa Civil de Managua, teniente coronel Mario Rivas Pérez, destacó la labor institucional y la respuesta de la población durante el simulacro que involucró en Managua a más de seis mil personas.

Detalló que en la capital, considerada una de las zonas más vulnerables por la red de fallas sísmicas que atraviesan la ciudad y la mayor concentración de población, se realizaron escenarios donde se evaluó la preparación para hacer rescates en estructuras verticales colapsadas, evacuación de colegios y mercados, así como labores de socorro en edificios incendiados.

“Los principales escenarios del simulacro se realizaron en el barrio Los Ángeles, en las cercanía del mercado Oriental; también en el mercado Roberto Huembes, además del sector de la Plaza de las Victorias, en carretera a Masaya”, dijo el oficial Rivas.

Consideró que el simulacro se desarrolló sin mayores problemas y la población actuó con mucha organización.

Niños activos

Por su parte, el subdirector del Centro Escolar Japón y miembro de las brigadas de socorro del barrio Los Ángeles y Loma de Chico Pelón, Ziorman José Ascencio Acuña, señaló que los colegios están conformados en brigadas de primeros auxilios, evacuación, seguridad y atención psicosocial, desde primer hasta sexto grado. “Como colegios, el tercer martes de cada mes hacemos siempre un simulacro interno para poner en práctica el manual de preparación que el Ministerio de Educación ha proporcionado en casos de emergencia”, expresó.

La alumna Lucía Reyes Alfaro, de 9 años, es parte de las brigadas de seguridad y está encargada del orden de sus compañeros mientras salen. Confesó que tiene tres años de preparación.

Mientras tanto el niño Ángel David Reyes Bonilla, perteneciente a la brigada de rescate, refirió que su función es ayudar a evacuar a sus compañeros y obedecer en todo momento a los profesores y recordó que en una emergencia entre las acciones está salir con calma.

El director de Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, teniente coronel Rogelio Flores, mencionó que a nivel nacional el simulacro se desarrolló según lo planificado, donde se puso en práctica el ejercicio de todos los planes de emergencia y los procesos de preparación, especialmente en la franja del Pacífico, la zona de mayor actividad sísmica y volcánica del país.

“Aquí la preparación es virtual y real. Por una parte los ejercicios en el terreno, por otro lado está el funcionamiento de 1,800 equipos de comunicación y más de 29 repetidoras se pusieron a funcionar, igual que el sistema de alerta temprana. Hay que recordar que estos sistemas no son perfectos y precisamente en eso consisten estos simulacros”, alegó el teniente coronel Flores.

El secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, comentó a medios de comunicación oficiales que la actividad enseñará a corregir y mejorar la respuesta en caso que se presente una situación real.

Manifestó que otro de los aspectos de gran importancia fueron las comunidades costeras del departamento de Managua, donde hay que seguir afinando la respuesta al momento de una alerta de tsunami.

  • 1,800 medios de comunicación se pusieron a prueba durante el simulacro de terremoto en el Pacífico del país.
  • 3 sirenas de un total de 60, mostraron fallas y debieron activarse manualmente durante la simulación de un sismo.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus