•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La capital está en busca de altura. Prueba de ello es la incursión de proyectos habitacionales verticales de más de seis plantas, como se ha visto en los últimos meses.

El más reciente de estos estará ubicado en el sector aledaño a Invercasa.

El directivo de la Cámara de Urbanizadoras de Nicaragua (Cadur) y miembro del consorcio que desarrolla el proyecto, Alfonso Silva, indicó que se trata de un edificio de seis plantas que contará con 13 apartamentos de entre 100 y 160 metros cuadrados.

“No es que la tendencia del mercado cambió de repente. Cadur hace cinco años, en los estudios que está haciendo, cuando se le preguntaba a la gente si pensaría vivir en un apartamento, rotundamente más del 90% contestaba que no. Desde hace dos años eso comenzó a variar y hoy ese mismo porcentaje te dice que definitivamente sí lo considerarían”, asegura Silva.

El presidente de Cadur considera que entre la población se registran cambios en la cultura, pero también a la importancia que ha tomado el tráfico y las distancias en la capital.

Cada vez es más difícil movilizarse de un punto a otro por la saturación de las vías de Managua, por eso crece el interés por no alejarse mucho de la capital”. ALFONSO SILVA, DIRECTIVO DE CADUR.

En ello coincide Abraham Blandón, presidente de la Cámara Nicaragüense de Bienes Raíces (Canibir), quien asegura que casi todos los proyectos de este tipo han tenido gran demanda. Está incidiendo y es muy bueno para Managua, porque ya las carreteras no estarían tan saturadas de vehículos, al estar los condominios en la parte central de Managua con estas propiedades verticales”.

Asimismo, Silva cree que la accesibilidad y concentración de servicios cada vez es más importante para la población, por lo que actualmente, los ciudadanos están más abiertos a comprar un apartamento y no una casa en las afueras de la ciudad.

FUTUROS PLANES

Estas inversiones, aunque más costosas, pueden servir a futuro como respuesta al aumento de los precios de la tierra, expresó el representante de las urbanizadoras.

“En ubicaciones premium o de lujo, como las que se están construyendo es difícil bajar los costos. Sin embargo, estamos buscando soluciones en espacios más amplios, donde se tengan áreas verdes suficientes, piscinas, dos o tres edificios conjuntos de departamentos que agilicen la flexibilidad en cuanto a precios, y entonces sí podríamos hablar de precios de US$50,000 a US$70,000 por un apartamento”, explicó Silva.

En ese sentido, dijo para el próximo año se espera iniciar la construcción de varios proyectos dirigidos a la clase media de la capital y otros departamentos del país. Estos plantean ofrecer complejos más grandes formados por apartamentos que costarán entre US$60,000  y US$80,000, que actualmente están en proceso de conseguir permisos de construcción en áreas urbanas de las ciudades.

EL RETO

Por su parte, Blandón reconoce que el valor de las tierras para condominios es mayor al de usos residenciales, pese a que estos cada vez se encarecen más.

El arquitecto y urbanista Alfonso Miranda, opinó que si bien es positivo que se promueva la construcción vertical para vivienda, el reto está en abaratar los precios, ya que todavía el costo de la tierra para construir modelos tradicionales es más barato que construir verticalmente.

Por ejemplo, un metro cuadrado de tierra cuesta alrededor de US$50, mientras que para construir verticalmente los precios por la misma medida pueden oscilar entre los  300 y mil dólares.

“Esta solución la veo porque es parte de la modernidad, más bien como una moda, no porque sea más barato”, manifestó el especialista.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus