•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luego de lavar sus manos con agua y jabón, Yendri Gutiérrez se apuró para formarse en la fila, tomó un plato y recibió su ración de arroz, una pieza de pollo, queso, plátano maduro, un jugo y un pequeño postre.

“Siempre nos dan la comida, a veces a la diez y otras veces a las doce del día, es nutritiva o a veces nos dan una merienda con frutas”, expresó el niño Yendri.

La rutina del niño, en los últimos cuatro años, la comparten los casi 500 menores que integran la comunidad escolar del colegio San Martín de Porres, del municipio de Ciudad Sandino, del departamento de Managua.

“Arroz, frijoles, queso, carne, tortillas y refresco es lo que comemos aquí”, detalla Yendri, quien cursa el sexto grado de primaria.

Fuerte impacto

Precisamente, el colegio donde estudia Gutiérrez fue el escenario donde se realizó el lanzamiento de la edición 2015 del programa “Un plato, una sonrisa”, una iniciativa impulsada en conjunto por el sistema Coca-Cola y  la American Nicaraguan Foundation (ANF).

Donde hay programas alimenticios para los menores se da un fenómeno interesante, ya que la retención académica es mayor”. Rafael Sánchez, director ejecutivo de ANF 

“Este es el décimo año en el que desarrollamos este programa en conjunto con ANF y estamos muy contentos por el resultado, al día de hoy hemos logrado impactar a más de 490 centros educativos, escuelas subvencionadas y comedores infantiles, en ese período  más de 109,000 estudiantes han sido parte del programa”, detalló Gustavo Guillén, gerente de asuntos públicos y comunicaciones de Coca Cola Centroamérica.

 

Guillén agregó que para este año el programa pretende beneficiar a unos 10,000 nuevos estudiantes distribuidos en 88 escuelas de todo el país a los cuales, en conjunto con ANF, proporcionarán alimentación saludable cada día.

Los beneficios

Por su parte Rafael Sánchez, director ejecutivo de ANF, destacó que este tipo de iniciativas no solo promueve la buena nutrición entre los estudiantes sino que también sirve como un elemento que ayuda a retener la matrícula escolar.

“Nosotros en la mayoría de escuelas estamos en un 95 por ciento de retención de matrícula, y obviamente, entre mayor número de programas de esta índole se implementen, más cantidad de niños permanecerán en las escuelas”, consideró Sánchez.

Añadió que como parte de los puntos de apoyo que se desarrollan en colegios donde tienen intervención, se implementa también el desarrollo de capacidades sobre higiene, salud y nutrición.

“En este sentido se procura que los alimentos que los niños ingieran tengan proteínas, minerales, vitaminas y micronutrientes”, compartió Sánchez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus