•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Distrito VI de la capital ha sido seleccionado para iniciar en el 2016 un trabajo de señalización y nomenclatura de calles y barrios, que permita localizar más fácilmente viviendas, edificios públicos o privados y lotes en la ciudad capital, según se desprende el Plan de Inversión Anual (PIA), de la municipalidad.

El conductor de taxi independiente, Marcos Morales, indicó que ya es hora de que existan puntos de referencia oficiales en la ciudad de Managua, pues en la actualidad solo se utilizan referencias antojadizas que resultan un atraso para localizar una dirección.

146 mil personas del Distrito VI se calcula serán los beneficiarios directos del proyecto.

“A veces es un dolor de cabeza. La gente te pone de referencia la pulpería, un árbol o lo que antes fue un negocio, y no todos sabemos de qué hablan. Tengo seis años de cadete y a veces la gente te menciona puntos que ya no existen”, alega Morales.

Indicó que es necesario que las autoridades urbanísticas municipales pongan un orden que permita localizar cualquier lugar y que eso se haga con letreros en las esquinas, indicando números y nombres.

Para el conductor Hernaldo Urbina, con cincuenta años tras el volante, indicó que la vieja Managua tenía esta señalización, pero tras el terremoto mucho de esto se perdió, quedando solo referencias y luego, con los nuevos nombres de calles aplicados en la década del ochenta se complicó todo, por lo cual algunos puntos tienen más de un nombre.

“Por ejemplo, el mercado Roberto Huembes, también se le llamó oficialmente mercado Bóer, pero la gente lo sigue llamando Huembes.

Hay referencia como el cine González que ya no es cine y ahora es un tempo evangélico, pero se le llama el cine González”, explicó Urbina.

La urbanista y docente universitaria, Gema Morales, máster en Medio Ambiente y Desarrollo Urbano, destacó que como una ciudad en rápido desarrollo, Managua necesita una señalización y nomenclatura ordenada, la cual existe, pero solo en los registros de ordenamiento territorial y de lotificación.

“Es importante que se aplique también en los barrios y calles. Esto también es parte de la seguridad ciudadana, donde se necesita una unidad de referencia estándar, definiendo nombre de calle o número a aplicar”, dijo la arquitecta.

La especialista argumentó que esto permitiría una localización de zonas y lotes de forma más ágil, siendo parte del mobiliario urbano que debería establecerse en la ciudad.

CONTRA LA TRADICIÓN

“Los capitalinos aún nos movemos utilizando ítem de la vieja Managua, arrastrando la herencia fantasma de la ciudad. Por tanto se necesitará, además de letreros, una campaña fuerte que cambie una tradición de generaciones”, argumentó la arquitecta Morales.

El proyecto del Distrito VI, a desarrollarse en 2016, consiste en la incorporación de letreros y planos que indiquen los nombres o números de calles, así como sus edificios públicos y privados.

La justificación es que en las ciudades modernas y de rápido crecimiento urbano se ha elaborado una técnica llamada “nomenclatura”, lo cual permite que en momentos de incidencias naturales o accidentes, el cuerpo médico de rescate, de extinción de fuego, de correos, de servicios públicos como agua o energía, entre otros, puedan dirigirse a un punto específico sin extraviarse y sin demora.

La arquitecta Morales por otra parte destacó que es excelente la idea, pero también es indispensable que se rotule una serie de elementos de la ciudad que den información a los conductores, tales como zona escolar, no pase, entre otras, que den mayor seguridad al peatón y al conductor.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus