•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Conductores, peatones, vendedores y compradores que convergen en El Ceibón, a solo una cuadra de la iglesia El Calvario, en el mercado Oriental, se quejan desde hace varios meses por el caos vial y relajo que se forma en ese  sector, por falta de un ordenamiento.

La mayoría de los consultados demandan la presencia policial permanente en este punto, así como un verdadero orden para los comerciantes que instalan sus negocios ocupando áreas de circulación vehicular, también la reparación de ciertos tramos de adoquinado que están malos.

El embotellamiento vehicular es uno de los principales problemas de la zona.

Ricardo Zavala señaló que “son los buseros los que causan ese embotellamiento y también nosotros los taxistas, porque nadie aquí tiene asignada un área de parada de buses o taxis para que suban o bajen los pasajeros.Varios años lleva este bache en este sector.

También Erving Carrillo, comerciante de esta zona, insistió en que otros que también dificultan la fluidez del tráfico son “los furgones que pasan varias horas del día parqueados descargando mercaderías en negocios vecinos”.

Por otra parte Carlos Ruiz, un comprador que visita a menudo esta zona, mencionó que “lo que hace falta son policías que controlen todo.

Aquí a diario hay accidentes y en varios se ha visto involucrada la ruta 170. El embotellamiento ocurre porque no hay quién controle esto”.

“Por ejemplo los fines de semana aquí es tremendo y más en este mes de diciembre, que hay bastante tráfico, pero ahora no han venido los policías aquí a dar vía”, mencionó Ingrid Moya, comerciante de la zona de El Ceibón.

MAL OLOR

Otra de las quejas de los usuarios de este sector es referente a un charco, que provoca estragos a visitantes y comerciantes del mercado.

“Ese charco a veces está hediondísimo y cuando pasan los taxis mojan a la gente y varios se han quedado pegados cruzándolo. Un día, a un señor se le quebró una vitrina porque se quedó pegado allí”, relató Moya, quien ya tiene siete años de vender comida.

Yo pago mi derecho por el frente, pero toda la gente se me pone allí y la administración no hace nada”. NOEL SOLÓRZANO, COMERCIANTE DE EL CEIBÓN.

El problema de este charco ya ha sido planteado ante las autoridades según Luis Baca, otro  comerciante.

“El mal olor y el gran hoyo que se ha hecho en la propia esquina de El Ceibón se ha reportado a la Alcaldía, pero no se hace nada. Eso afecta a las comiderías y todo se originó desde que una comerciante tapó un drenaje pluvial cuando remodeló su negocio, por eso el agua fluye a la calle y se empoza en la esquina”, recordó Baca.

Varios comerciantes mencionaron que uno de los principales problemas es que no hay orden por parte de la administración del mercado.
Noel Solórzano, con más de 20 años de vivir y vender licor en la zona, dijo que el desorden se ha incrementado desde hace cuatro años.

“La administración del mercado debería poner orden, porque la Policía va a decir que no le corresponde a ella. Aquí los dueños de un edificio de dos pisos hicieron tramo en la calle y eso provoca incomodidad a los peatones y vehículos que circulan por allí, es un relajo”, lamentó Solórzano.

El Nuevo Diario trató de obtener una respuesta a estas quejas por parte de la administración del mercado Oriental, pero un vigilante dijo que nadie podía atendernos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus