•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Aquí el que es más vivo traga más pinol”, es la frase de los comerciantes del mercado Oriental, quienes en esta temporada previa a las celebraciones decembrinas, invaden los pocos espacios que todavía quedan para el paso peatonal y hasta vehicular.

El conductor Fernando Rugama, expresa que siempre trata de evitar circular por las orillas del Oriental, debido a la dificultad que representa, por lo cual demanda que se ordene el comercio.

“Todo el año está mal y es peor en diciembre. De por sí ya está todo invadido y encima de eso aparecen más comerciantes, y hacen hasta dos hileras sobre la carretera y prácticamente solo hay un medio pasadizo para los vehículos tanto en el Gancho de Caminos como Ciudad Jardín”, se quejó Rugama.

Por su parte, Silvia Lorena Álvarez, con 23 años de vender colchones y camas en la zona, señala que en fin de año este centro de compras al aire libre, considerado el más grande de la región centroamericana, se pone “bien caliente” porque aumenta el número de comerciantes, el tráfico de vehículos, así como de peatones.

“Esto es bien pesado porque hay bastante gente a la orilla de las calles. Usted sabe que si no ponemos adelante el negocio, vienen los carros y se te parquean todo el día. Así uno pierde de vender porque el cliente no se arrima a comprar porque no tiene lugar para arrimarse”, dijo Álvarez recordando que la primera vez que llegó al mercado, las vías del Gancho de Caminos hacia el norte y el este estaban libres para el tránsito vehicular, algo que ahora es imposible.

Indicó que hay momentos de diciembre en que la afluencia empeora y no se puede ni caminar por los pasillos del Oriental, a pesar que ha crecido por sus cuatro extremos. Y si bien las calles se congestionan, ella alega que es la única forma de ganarse el pan de cada día.

BUENAS VENTAS

El joven Ariel Rugama, un vendedor ambulante de frutas, comenta que él se estaciona en la vía del Gancho de Caminos donde se vende más, y dijo no tener temor a que un vehículo se lo pase llevando.

“Si yo no me muevo, no vendo, sin embargo, aquí es donde se vende más, el movimiento ahorita está normal, pero entrando diciembre se pone mejor”, dijo Rugama, quien confiesa que por su actividad itinerante se libra del pago de impuesto que aplica la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), a los vendedores de tramo fijo.

El gerente general de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), Augusto Rivera, dijo que los esfuerzos por ordenar el Oriental es una tarea de nunca acabar.

“Eso no es de ahorita. Desde los años ochenta se hicieron intentos e incluso se puso una malla para limitar a los comerciantes, pero la gente la rompió y eso desapareció. Nosotros intentamos ordenar y se marcó una raya amarilla, pero en semanas, eso también desapareció”, destacó Rivera, quien mencionó que hay varios miles de comerciantes ambulantes que son incontrolables.

Argumentó que desde Commema se han dado charlas para que los comerciantes comprendan la desventaja que significa la falta de acceso al interior del Oriental.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus