•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) en conjunto con autoridades nacionales y municipales elaboraron una suerte de radiografía del Distrito III de Managua, en el cual identificaron que la principal amenaza de esta zona de la capital es la sísmica.

Pese a eso, el Distrito III tiene una amenaza moderada por inundaciones y baja ante deslizamientos.

En esta parte de la capital hay construcciones con más de 40 años de antigüedad y fallas geológicas. Los análisis están contenidos en el estudio “Managua Resiliente: Evaluando el Centro Cívico”, con el que pretenden ayudar a reducir los niveles de riesgos ante cualquier emergencia.

El estudio es un banco de información con detalles de la zona y los lugares de mayor concentración de gente. Asimismo identifica las mayores amenazas, la red vial con que se cuenta, los drenajes y la ubicación de los desechos sólidos.

Contiene también aspectos de seguridad ciudadana, arquitectura, accesibilidad, salidas de emergencia, así como planes de mantenimiento y organización.

El ingeniero Diego Muñoz Latino, secretario general de la UNI, señaló que el proyecto tiene su origen en un acuerdo entre varias instituciones como la Alcaldía de Managua, a través de Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), el Ministerio de Educación y la Dirección General de Bomberos, con el financiamiento de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación.

El documento indica que en el Distrito III el punto de mayor concentración poblacional es el mercado Israel Lewites, que tiene 1,200 comerciantes registrados.

Mejorar respuesta

De acuerdo con Muñoz, a través de los resultados esperan brindar mayor capacidad y mejorar la respuesta ante un sismo en otras áreas del distrito, como el Centro Cívico —donde trabajan 1,200 personas—, el barrio  Altagracia —cuya población es de 9,736 personas— y el colegio Fernando Gordillo, que tiene 620 estudiantes.

“El proyecto conlleva que se haga una réplica (del estudio) para todos los mercados de Managua donde las instalaciones físicas, servicios de luz y agua se han expandido”, comentó Muñoz, señalando que muchas conexiones eléctricas en estos se han desarrollado de manera artesanal.

Diagnósticos

Javier Herrera, gerente de Commema en el mercado Israel Lewites, explicó que el proyecto se desarrolló durante un año y se diagnosticó las áreas más sensibles del mercado en infraestructura y zonas de evacuación, entre otros elementos que tienen que ver con la prevención ante desastres.

Asimismo, expresó que ya se han tomado medidas, se hizo un simulacro de sismo y se especificaron ocho rutas de evacuación con 20 trabajadores de Commema, divididos en dos brigadas.

Con el proyecto se donó señalizaciones de rutas de evacuación, medios de extinción de fuego, botiquines, kit de primeros auxilios, camillas, así también mapas para rutas de evacuación, para que el comerciante sepa qué hacer.

El área del mercado Israel Lewites es de 7 manzanas y se calcula que allí y a la terminal que se encuentra en sus inmediaciones, acuden aproximadamente 6,000 personas al día.

El subcomandante Luis Solórzano, jefe de la delegación del Distrito III, valoró que los planes del mercado Lewites se han adecuado a sus condiciones, frente a posibles amenazas, en especial los incendios.

Los puntos de mayor riesgo por sus productos plásticos e inflamables son los talleres, ferreterías y en el sector calzado y ropa.

En el caso de las comiderías, donde la llama abierta es continua, se utilizan cilindros de gas butano y algunos cocinan con fogones, provocando brasas y chispas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus