•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Managua, en todo 2015 solo se realizaron ocho acusaciones por acoso sexual, revelan los datos de la Dirección de Implantación del Complejo Judicial Central de la capital.

“El acoso sexual es de los delitos de violencia contra la mujer que menos se acusa”, explicó la jueza Segundo Distrito Penal Especializado en Violencia de la capital, Aleyda Irías, quien recibió en su judicatura una de las ocho acusaciones por ese delito presentadas el año pasado.

Según la judicial, una de las causas por la que los casos son pocos es porque “tal vez la sociedad se ha acostumbrado tanto (al acoso sexual) que lo ve como algo normal”.

Tal vez la sociedad se ha acostumbrado tanto (al acoso sexual) que lo ve como algo normal”. Aleyda Irías, Jueza.

Demostrar la culpabilidad de un acosador sexual en juicio no es algo muy difícil o complejo, aseguró la jueza Irías, pues basta con incorporar como prueba el testimonio de la víctima y del testigo si lo hay.

PRUEBAS

La responsabilidad penal de un acosador sexual también  puede ser demostrada con  pruebas documentales como mensajes de textos, registros de llamadas telefónicas, videos y fotografías, agregó la autoridad judicial.

La jueza Primero Distrito Penal Especializada en Violencia de la capital, Ingrid Fabiola Betancourt, tampoco ha visto muchos casos de este tipo.  

“El único caso que he visto en tres años es el de un dirigente sindical, de la Corte Suprema de Justicia, que acosaba a dos conserjes y  fue declarado culpable al demostrarse su responsabilidad en juicio”.

La jueza Betancourt sostuvo que el principal daño que deja el acoso sexual en la víctima es el psicológico.

PENAS

Comete  acoso sexual  quien de forma reiterada o valiéndose de su posesión de poder, autoridad o superioridad  demande para sí o para un tercero  cualquier acto sexual a cambio de promesas implícitas o explícitas de un trato preferencial, o de amenazas relativas a la actual o futura situación de la víctima.

Así lo establece el Código Penal en su artículo 174, en el que también se indica que quien incurra en este ilícito será castigado con prisión de uno a tres años.

Cuando la víctima sea menor de 18 años la pena se agrava de tres a cinco años.

El referido artículo también  establece que la autoridad superior  o jefe que se entere de un hecho de acoso sexual  y no lo denuncie será sancionado con una multa equivalente a 50 o 100 días de salario.

La Ley  779, o Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres en su artículo  18 establece que toda autoridad jerárquica en centro de empleo, educación o cualquier otra índole, que tenga conocimiento de  hechos de acoso sexual  realizado por personas que están bajo su responsabilidad  o dirección y no lo denuncie a la  Policía o Ministerio Público, será sancionado con 50 a 100 días multa.

DESCONFIANZA

Reyna Rodríguez, enlace de la Red de Mujeres Contra la Violencia (RMCV), atribuyó el bajo número de denuncias por acoso a la desconfianza que tienen las mujeres hacia el sistema policial.

“Las Comisarías de la Mujer y la Niñez no están recepcionando adecuadamente las denuncias de acoso, no están siguiendo los procedimientos que establecen las leyes del país, entonces por eso las mujeres se preguntan que para qué van a denunciar si no hacen nada”, planteó Rodríguez.

Rodríguez lamentó que la Policía Nacional vea las denuncias de violencia y acoso como un asunto leve que no merecen seguimiento, al tiempo que tildó al Estado de irresponsable por no dar respuestas por el desinterés que expresan las autoridades hacia situaciones que a diario sufren las mujeres.

(Con la colaboración de José Denis Cruz).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus