•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes lucharon contra la dictadura somocista para que volviera la paz a Nicaragua. Eran los tiempos de la revolución, estaban jóvenes y decididos a triunfar, pero ahora son excombatientes, lisiados de guerra, y el único sustento para ellos y sus familias es la propina de 5 y 10 córdobas que les dan los conductores que llegan al mercado Roberto Huembes.

Además del sol, la lluvia y el polvo, tienen que luchar contra el estigma de personas que los discriminan por tener alguna discapacidad.

“Dios no nos desampara, pero la discriminación la vivimos a diario. Si pido algo, es un poco de sensibilidad por parte de los conductores”, comentó Domingo Berríos, de 49 años y quien ha pasado 18 años cuidando carros en este mercado.

Entre las historias de estas personas están quienes sufrieron la explosión de una bomba y otros a los que una bala les perforó una parte de sus cuerpos.

“Mi discapacidad fue por una bomba que cayó cerca del camión en donde viajábamos, íbamos en el trayecto de la Carretera Norte cuando sucedió el incidente”, recordó Santos Tercero, de 72 años.

“Aquí realizamos una actividad para el sustento diario, algunos comerciantes nos apoyan al cierre del día. Venimos a las 6:45 de la mañana y nos vamos a las 6:00de la tarde, yo no quiero estar en mi casa, aquí al menos me mantengo activo”, expresó Tercero, quien tiene discapacidad visual.

LA LLEGADA AL MERCADO

En septiembre de 1997 llegó al mercado Roberto Huembes un pequeño grupo de personas discapacitadas, se trata de  exmilitares que son lisiados de guerra.

También hay otros que pertenecieron a la Resistencia Nicaragüense.

En la misma zona, los antiguos enemigos de armas buscaban cómo ganar dinero para alimentar a sus familias.

Francisco José Carranza, de 60 años, es otro de los que sufrió las consecuencias físicas de lo que fue la guerra en Nicaragua.

Al igual que Domingo Berríos, también tiene 18 años de haber llegado al mercado.

“Nosotros somos parte de los 6 fundadores de este proyecto”, dice Berríos.

DE PROYECTO A ASOCIACIÓN

Adolfo Antonio Palma es el presidente de la Asociación de Personas con Discapacidad por la Reconciliación y un Trabajo Digno “Julio César Flores”.

Comenta que al inicio solo fue un proyecto que solamente beneficiaba a personas discapacitadas que venían de la guerra, pero  hace cinco años vieron la necesidad de conformarse como asociación para integrar a discapacitados que no solo fueran lisiados de guerra.

A sus 56 años, Palma cuenta que su historia nace en el llamado “septiembre heroico” de 1978, cuando una bala que provenía de un fusil M-16 impactó contra su brazo derecho. Se desangró al punto de que al llegar al hospital tuvieron que amputárselo.

“Ahora estoy en este trabajo, no es digno, porque nos enfrentamos a las inclemencias del tiempo, es un trabajo duro”, lamenta.

“Desde nuestra asociación tenemos presencia en el mercado Roberto Huembes y el Iván Montenegro, somos la única a nivel nacional. Si tuviésemos que solicitar algo al Gobierno, sería que nos den la oportunidad de trabajar también en otros mercados, porque aquí de 100 carros, solo 30 dejan propina”, expresó Palma.

FUNDADOR DEL EJÉRCITO

Francisco José Carranza nació en diciembre de 1956, expresó que “además de ser miembro, fui fundador del Ejército, sin embargo aquí estoy trabajando en este mercado”.

Agregó que aunque camina con un bastón,  estuvo un buen tiempo en silla de ruedas y le dio derrame cerebral, pero dice que lucha para ayudar con los gastos en su hogar.

Dios no nos desampara, pero a diario se nos discrimina por nuestra condición física". Domingo Berríos, lisiado de guerra y cuidador de autos.

Ninguno de los que están integrados a la Asociación de Personas con Discapacidad por la Reconciliación y un Trabajo Digno “Julio César Flores”, cuenta con un seguro médico. “Pero al menos de la venta de los boletos se entregan 1,500 córdobas, no como salario sino como una ayuda”, dijo el presidente de la asociación.

Asimismo, de las personas con discapacidad que se encuentran en el mercado Roberto Huembes y el Iván Montenegro, 50% son lisiados de guerra y el otro 50% son personas discapacitadas por accidentes o enfermedades.

Todos tienen en común el oficio con el que se ganan la vida: cuidar vehículos en los mercados.

LEY LOS PROTEGE

En el año 2013 se dictó la Ley número 830 (Ley Especial para Atención a Excombatientes por la Paz, Unidad, y Reconciliación Nacional).

En su artículo 1, disposición número 15, establece que los excombatientes con discapacidad por consecuencia de la guerra y su núcleo familiar (madres, viudas y huérfanos de excombatientes) que fallecieron en el periodo entre enero de 1956 y diciembre de 1990, cuentan con derechos imprescriptibles.

Así también, las personas que actualmente reciban prestaciones por discapacidad, viudez, ascendencia y orfandad como consecuencia de la guerra en el período antes referido continuarán recibiendo sus beneficios de conformidad a esta ley.

Y el artículo 7 establece que la presente ley reconoce los derechos de hombres y mujeres que en su calidad de excombatientes y colaboradores históricos que participaron en la lucha de liberación nacional en el período comprendido desde 1956 hasta el 19 julio de 1979, sin distinción de credo político o religioso, género, edad, condición social, procedencia o cualquiera otra que atente contra su dignidad.

Igualmente se reconoce a quienes oficialmente acredite y certifique el Ejército de Nicaragua como retirados del Ejército y a los que cumplieron la ley del Servicio Militar Patriótico (…) y los derechos para ciudadanos nicaragüenses que participaron en la guerra y que oficialmente se desmovilizaron a partir del año 1990.

SIN BENEFICIOS ESTATALES

A pesar de que la Asociación de Personas con Discapacidad por la Reconciliación y un Trabajo Digno “Julio César Flores” está inscrita en La Gaceta como una asociación oficial, estos lisiados de guerra no reciben ningún beneficio por parte del Estado, ni del Ejército de Nicaragua.

Aunque, en la Ley 830 se especifica que la autoridad de aplicación de la presente ley podrá acreditar aquellas organizaciones que cumplan con los criterios establecidos para los casos que se
corresponda.

Y según el presidente de la Asociación  "Julio César Flores", ellos cumplen con los requisitos establecidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus