•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Momentos de espanto vivieron habitantes del barrio Las Torres cuando una niña de 9 años fue atacada por un perro Rottweiler que enfurecido se lanzó sobre la criatura  y fue gracias a la valentía de Arnulfo Vásquez, de 32 años, que logró salvarse.

La furia del animal alcanzó niveles insospechados al punto que a pesar de la oportuna y valiente intervención de Vásquez; el canino le desgarró a la niña Josselyn de los Ángeles Aguilar Lanzas, gran parte del cuero cabelludo, asimismo le desprendió la piel que le protegía el parietal izquierdo, así lo confirmó Perla Lanzas, madre de la niña, quien no podía creer lo sucedido.

La niña que fue ingresada de emergencia al Hospital Solidaridad, por la gravedad de las lesiones que le causaron las mordeduras del perro llamado “Thonder”, horas más tarde fue trasladada al Hospital Infantil “La Mascota”.

“La niña fue trasladada a La Mascota (hospital) porque allí le van a hacer injertos porque el perro le arrancó parte de la piel que cubre la cabeza”, afirmó Amanda Rostrán quien ayudó a trasladar a la niña al hospital más cercano.

Sentenciado a muerte

El hecho que tiene conmocionado a los habitantes del barrio Las Torres ocurrió a eso de la nueve de la mañana del sábado, cuando la pequeña Josselyn caminaba unos metros delante de su mamá rumbo a una pulpería.

El perro atacó a la menor al escaparse de la casa de su amo, Ramón Molina, aprovechando que logró soltarse de la cadena que lo sujetaba a un poste, explicó el dueño del canino.

“Thonder”, como se llama el perro que su dueño ha sentenciado a muerte, también aprovechó que el portón de la casa estaba abierto “porque estábamos limpiando” en el fondo del patio”, subrayó Molina.

“Si el Minsa (Ministerio de Salud) no lo mata lo matamos nosotros”, sentenció Ramón Molina, quien se mostró entristecido por la tragedia acontecida con la niña que a quien conoce desde que nació.

El dueño del Rottweiler explicó que no mató  de inmediato al perro porque estaba esperando al personal del Minsa para que estos constataran que el canino no tiene rabia.

La decisión del amo puede ser cuestionable, pues matar a un perro porque mordió a una persona;  “no es lo más lógico ni lo más correcto”.

Lo  indicado es ver porqué el canino actúa de esa manera y si está mostrando desafecto a las personas hay que castrarlo para bajarle la testosterona y darle terapia para recupéralo”, según opinó la médico veterinaria Karla Arróliga.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus