•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que una falla mecánica en un moto es causa suficiente para accidentarse, estos medios de transporte no están sujetos a chequeos mecánicos como sí lo están los vehículos de cuatro ruedas. 

Las motos viajan por la libre, aunque las estadísticas de accidentalidad de la Policía revelan que en el 39% de las muertes por accidentes de tránsito están involucrados motociclistas.

Carlos García, presidente de la Asociación Nicaragüense de Motorizados (Animoto), consideró que aunque las inspecciones mecánicas son importantes, es más relevante que los conductores estén sensibilizados.

“Nosotros trabajamos en eso dentro de la asociación. En noviembre de 2015, por ejemplo, tuvimos un encuentro de motorizados en coordinación con la Policía, las Personas Unidas en el Dolor y la Esperanza (PUDE) y los CLS para hablar sobre la prevención y el respeto a la Ley de Tránsito”, indicó García.

Según la Ley para el Régimen de Circulación Vehicular, los propietarios de vehículos de dos ruedas están obligados a pagar rodamiento y una calcomanía de revisado, renovable cada dos años, la cual implicaría revisiones mecánicas que en la práctica no se exigen a los dueños de motocicletas.

La Policía tiene programado este año una campaña de educación dirigida  primeramente a motorizados. 

Sin embargo, García aseguró que aunque las motos no pasan inspecciones anuales como los carros, no están del todo ajenas a las revisiones, debido a que cuando se gestiona la tarjeta de circulación nueva, cambio de dueño o cuando se le modifica las características físicas, se les hace un chequeo. 

“Además los retenes policiales sirven para verificar que la moto ande su pidevía, espejos retrovisores y sus luces”, agregó.

Ojo: frenos

El mecánico Luis David García, explicó que si la moto falla mientras va en marcha es casi seguro que ocurrirá un accidente. 

“El dueño tiene que prestarle atención a su moto, tiene que cuidarla. Fijarse en el cambio de aceite, la calibración, sistema del clutch, de embrague, sistema de tracción y las balineras de las llantas”, indicó.

García reveló que las fallas en los frenos son el mal más frecuente en las motos que revisa en su taller, ubicado en Montoya, Managua.

“Los problemas más comunes tienen que ver con daños en los frenos a causa del desgaste que estos van sufriendo, en el cable de clutch como resultado de los tráficos lentos, y en el sistema de rodaje: las cadenas y el sprocket que necesitan mantenerse bien lubricados. También el sistema eléctrico”, detalló.

Giovanni Bravo, jefe de operaciones del taller La Salle, autorizado por la Policía para realizar la inspección vehicular, concuerda en que es necesario exigirle a los dueños de motos realizar el chequeo mecánico, servicio que ellos esperan brindar una vez que la Policía eche a andar un proyecto piloto en el que trabaja actualmente.    

Para eso, dijo, el taller afina detalles técnicos en lo relacionado a las pruebas de emisión de gases, cuyo aparato a utilizar será el mismo empleado en los carros.

“Ya se están realizando las pruebas, pero debemos esperar la debida calibración y certificación de la única empresa autorizada en Nicaragua”, comentó Bravo. Se espera que la prueba en las motos dure 15 minutos como máximo.

Las preferidas

En la capital circulan aproximadamente 116,600 motos. Predominan las de motor de 125 y 200 centímetros cúbicos (cc), las primeras son las favoritas porque requieren de menos combustible y son más rápidas para desplazarse. 

Entre los capitalinos prevalecen los automotores diseñados a base de dos tiempos, es decir, que revuelven la gasolina con el aceite, provocando la salida de mayor cantidad de humo.

Al presidente de la Animoto, Carlos García, le preocupa esta situación  y lo que pueda suceder con las unidades de dos tiempos. “Seguramente no van a pasar la prueba y ese va ser un gran problema”. 

  • 116 mil motos aproximadamente circulan en Managua. 

José David Granera, quien tiene 55 años de conducir moto, cree que estas inspecciones traerán más gasto para los conductores. “¡Vamos a tener que pagar quién sabe cuánto!”, lamentó. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus