•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera docena de viviendas, de 32, ya fue demolida en el reparto Nueva Nicaragua, frente al Puerto Salvador Allende, como parte de las obras de ampliación del cauce y para garantizar la seguridad de las familias que se vieron en riesgo el pasado invierno, cuando la zona se inundó.

Los obreros que trabajan en la demolición señalan que el plan de trabajo se realiza de cara a la ampliación del cauce, el cual no tiene la suficiente capacidad para encauzar las aguas pluviales.

La zona, ubicada a orillas del lago Xolotlán, es propensa a inundaciones por la bajada de las aguas desde el sur de la ciudad y desde la construcción del reparto habitacional, la municipalidad desde el 2010 construyó muros y luego amplió el cauce del drenaje.

“Ese cauce resolvió en su momento, pero en el último invierno la cantidad de agua fue exagerada. De milagro nadie terminó ahogado. Gracias a que hay cuadrillas organizadas para atender desastres y varias familias debieron ser evacuadas”, dijo Alma Velázquez, recordando que todos los afectados sufrieron fuertes pérdidas de sus enseres del hogar, incluyendo vehículos que quedaron bajo el agua.

Inundación

El joven Alexander Villafranca dijo que integraba el Comité de Rescatistas del Defensa Civil de la comunidad y le tocó atender a las familias durante la inundación.

“Aquí al frente me tapaba el agua, la gente gritando, las niñas de la vecina estaban solas y a la vecina no la encontrábamos, pero dichosamente la encontramos y sacamos a la familia”, expresó Villafranca, que también preparaba sus cosas para trasladarse.

Las personas afectadas alegan que les da lástima abandonar lo que fue su hogar durante una década, pero durante la inundación del último invierno sus vidas estuvieron en serio riesgo, por el colapso del cauce que pasa a las orillas de la comunidad y el nivel del agua que subió casi dos metros.

“Aquí fue horrible, pero ahora da tristeza pensar en abandonar lo que por seis años fue mi hogar”, confesó María Magdalena Castellón, indicando que en enero fue de sorpresa que llegaron a decirles que tenían que trasladarlos a otra zona.

Los nuevos hogares están ubicados en el barrio Buenos Aires, al costado este de las instalaciones de la Dirección de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua.

“Las nuevas casas tienen el mismo tamaño que estas, incluso algunos salieron ganando porque resultaron más grandes”, refirió Castellón, quien dijo que todavía no están claros si continuarán pagando el costo de la vieja casa o si las nuevas se las entregarán sin costo alguno.

El traslado se hace de manera paulatina, ya que no todas las nuevas casas están terminadas y solo faltan detalles.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus