•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos años después de iniciado el funcionamiento de las tarjetas de Transporte Urbano Colectivo (TUC) -con las que los aproximadamente 800,000 usuarios pagan el pasaje de bus en la capital- los pasajeros y transportistas identificaron algunas deficiencias, entre las que destacan la ausencia de lugares dónde recargar de saldo, la fragilidad del material con que están hechas las TUC y que aún no existen las tarjetas descartables. 

Para Marvin Pomares, coordinador del Instituto Nacional de Defensa al Consumidor (Indec), "los universitarios que provienen de los departamentos son los más afectados, puesto que nunca se lanzó al mercado la tarjeta descartable. Este fue uno de los compromisos asumidos por la empresa MPeso cuando empezó a operar". 

Pomares agregó que “debido a que nunca se lanzó la tarjeta descartable, se creó el famoso 'cinco y le marco'", y esto implica que algunos pagan el doble por el pasaje. El costo del pasaje es C$2.50. Hay personas que ofrecen pasar sus tarjetas a otros que no las tienen a cambio de C$5.

A criterio de Tatiana Aguirre, quien suele viajar en bus, la implementación de la TUC es correcta, sin embargo en ocasiones recarga y el saldo no llega de inmediato. “Un día hasta me agarró la noche por estar esperando a que entrara y los buseros no son conscientes de esta situación”.

El mantenimiento de los validadores es otra de las cosas que preocupa a las personas que utilizan este servicio. Kevin Rodríguez, usuario de la ruta 120, comentó que no está en contra del uso de las TUC, pero si aconseja a la empresa responsable que le dé mantenimiento a  los validadores, porque “estos muchas veces presentan problemas y los conductores se molestan, pues piensan que uno es el culpable”. 

Por su parte, Juan Alberto Escobar, jefe de operaciones de la Cooperativa de Transporte Omar Baca (Cootrasobca R.L) manifestó que “el bolsillo de la población sufre por los C$5 que debe pagarle a los peseros cuando no andan tarjetas. Pero a nosotros los transportistas nos ha ido muy bien, ellos programan sus validadores y por esa parte ni cuenta nos damos si tenemos fuga de dinero”.

Buseros conformes

En esta cooperativa trabajan 35 unidades de buses, de ellas 10 son de uso mixto y tienen un promedio de ocho minutos para salir a realizar su recorrido. Además, existe una ventanilla para recargar las TUC, en donde a diario se pueden recibir aproximadamente c$2,000 por las ventas, según Marvin Pomares.

Carolina Blandón, tiene 39 años y es vendedora de recargas en las inmediaciones del Hospital Manolo Morales, uno de los lugares con más movilidad de personas en horas pico. Ella calcula que todos los días pueden vender entre C$2,500 y C$3,000. “Eso sí, hay gente que se enoja conmigo a veces porque las recargas les llegan tardadas, pero yo no puedo hacer nada, eso es cuestión del sistema”.

Aunque muchos usuarios valoran positivamente la implementación de las TUC, consideran que se precisan más puestos de recarga.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus