•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los obreros que trabajan en el sector construcción precisan de mayor tecnificación. Se calcula que el gremio de la construcción solo en Managua está compuesto por 30,000 personas.

El consultor y especialista, ingeniero Hugo Sánchez, consideró que hay necesidad de capacitar a maestros de obra, albañiles y al resto de personal que trabaja en la construcción, dados los requerimientos y exigencias para cumplir con los estándares de calidad, en un momento que en Nicaragua está creciendo en este sector.

“Hay mucho problema con la mano de obra. Hay que calificarla. Una persona que no está entrenada corre más riesgo de tener un accidente y no hacer el trabajo con la calidad requerida. Por eso estamos hablando mucho de las actitudes, la parte técnica, la cultura de construcción y las herramientas de gestión”, dijo Sánchez, quien coordina los talleres de capacitación impulsados por Sinsa.

Datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), al cierre del primer trimestre, indican que la construcción de proyectos privados en Nicaragua creció en un 39.6%, comparado con el mismo período del año anterior.

En un informe del sector Rodrigo Pereira, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC), señaló que este dinamismo también se refleja en la cantidad de empleados de la construcción afiliados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), los que actualmente ascienden a unos 23 mil.

El ingeniero Sánchez recalcó que además de la cantidad de obreros certificados que laboran en empresas serias, hay un número igual o superior de trabajadores independientes que trabajan en obras menores, expuestos a riesgos por su falta de capacitación y falta de medios de seguridad en labores mejores.

Indicó que la población no suele contratar a ingenieros civiles ni arquitectos cuando emprende alguna obra en su vivienda, como levantar una pared o poner un segundo piso a las casas. “El que quiere construir barato lo hace a costa de correr un gran riesgo. Si quieres balancear los costos y los riesgos, tienes que pagar más. Por eso lo mejor es trabajar con una empresa certificada, con personal entrenado”, especificó Sánchez.

Henry Navarrete es un maestro de obra y trabaja de forma independiente. Él valora la necesidad de tecnificarse para poder salir adelante con el negocio.

Tiene 27 años de experiencia y aprendió el oficio como ayudante de obra. Posteriormente se capacitó dos años en el Instituto Nicaragüense Tecnológico.

“Los conocimientos se transmiten entre la familia, uno tiene a un muchacho para que aprenda, pero también para que te ayude”, dijo Navarrete.

Por su parte, el representante sindical Luis Barbosa sostuvo que en los últimos cinco años ha habido una mayor preocupación tanto del Instituto Nacional Tecnológico, como de algunas empresas que brindan talleres especializados.

“Hay empresas que distribuyen cerámica y plycem, que imparten talleres para que los obreros puedan trabajar con estos materiales de la forma más efectiva. Incluso, una cementera está en pláticas con nosotros para impartir talleres a los albañiles, para capacitarlos en el uso del cemento y sus riesgos”, dijo Barbosa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus