•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rosa tiene 6 años y aprende sus primeras letras en el mercado Oriental. Tres veces a la semana asiste a la biblioteca Niños Felices, ubicada en el antiguo edificio de La Azucarera, en el corazón de este populoso mercado.

Además de ella, nueve niños más acuden desde las 9:00 de la mañana para escuchar cuentos, aprender a escribir, colorear y leer con los tres profesores que están a cargo de la biblioteca, una de las trece que hay en toda Managua y que administra la Alcaldía de Managua.

A esta biblioteca, fundada en 1995, también llegan estudiantes de primaria y de secundaria para realizar sus tareas y para pedir orientaciones. De aquí salieron dos niños que ganaron el concurso “Buscando a Rubencito”, promovido por la comuna capitalina. Según los profesores, los niños ahora son cultivados en literatura y ortografía por el Centro de Historia de la Alcaldía de Managua.

En la biblioteca hay enciclopedias, atlas, diccionarios, libro de español, matemáticas, ciencias y hasta unos cuantos libros de contabilidad.  De acuerdo con los docentes, por la tarde acuden alrededor de 20 niños más. A inicios de año son pocas las visitas, pero  con el inicio del año escolar aumentan. En el mes de diciembre se cierra porque no llegan estudiantes.

Los docentes señalan que el objetivo de la biblioteca, además de apoyar con el aprendizaje, es servir como zona de confort para los niños.

Para los docentes, quienes pidieron no ser identificados, el hecho de que los niños lleguen solos representa un inconveniente, porque no pueden encargarse de ellos.

“En vez de mantener a sus hijos en un ambiente de estrés y mucha gente, en donde en cualquier momento a alguien se le suelta una palabrota, es mejor mandarlos a la biblioteca a aprender, jugar y divertirse”, comentó una de las profesoras.
Johana Flores es comerciante y lleva a su hijo Kenet desde los 8 años a la biblioteca. Ahora él tiene 14 años y prefiere ir a un ciber, sin embargo allí aprendió a leer y a escribir.

“Desde los 8 años lo mandé, allí se crió, le enseñaron a leer y tenía acceso a libros que yo no podía comprar, fue beneficioso”, cuenta Flores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus