•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cirujano oncólogo Sergio Martínez y el radiólogo Julio Castillo aseguran que la quimioterapia convencional no es la más eficaz para tratar el cáncer de hígado, porque no permite una esperanza de vida mayor a los seis meses. Por esta razón decidieron implementar dos procedimientos gratuitos para tratar esta enfermedad, logrando una supervivencia mayor a los cinco años.

“La quimioterapia convencional era utilizada para tratar el 90% de los casos de cáncer de hígado, ocasionado por el cigarro, el alcohol y las infecciones crónicas como la hepatitis B. En el 2009, del 100% de los pacientes que lo padecían, el mismo número moría; sin embargo, gracias a la cirugía y la quimioembolización, las posibilidades de vivir un período más prolongado aumentaron un 15%”, detalló Julio Castillo.

Anualmente se reportan cerca de 800 casos de cáncer de hígado, siendo la tercera causa de muerte en el país, según datos proporcionados por los galenos. De ellos, solo 40 pacientes reciben los tratamientos que permiten ofrecerles una mayor esperanza de vida. Estos procedimientos solo están disponibles en Panamá, Costa Rica y Nicaragua,  aunque en el país los pacientes no tienen acceso a ellos por falta de conocimiento, reconoció el oncólogo Sergio Martínez.

Castillo explica que la quimioterapia no tiene efecto alguno sobre el cáncer de hígado porque esta es administrada en la vena, entonces al extenderse por todo el cuerpo, el fármaco que llega al tumor es muy poco. A esto hay que sumarle las reacciones adversas como la caída del cabello, náuseas y vómitos, sin contar los costos por sesión que van de los 200 a 800 dólares.

Precisamente la quimioembolización o TACE es uno de los procedimientos que realizan  estos especialistas en  la unidad hepatobiliar del hospital Bertha Calderón. El TACE es utilizado desde principios de los ochenta en países desarrollados y consiste en inyectar fármacos en el sistema circulatorio que alimenta el hígado, administrando la quimioterapia directa con un aceite especial que permite que el medicamento quede atrapado dentro del tumor.

“Entonces el tumor muere por dos mecanismos, por efecto de la quimioterapia y porque no le llega sangre”, dijo Castillo. El especialista añadió que por lo general son dos sesiones, permitiendo una esperanza de vida de cuatro años en etapas intermedias de la enfermedad. En un hospital privado, este tratamiento costaría 7,500 dólares.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus