•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Poco más de cien años tiene Sabana Grande, sin embargo, no posee uno de los servicios básicos indispensables como es una red de tuberías para las aguas negras de aproximadamente 105,000 habitantes, algo que aporta contaminación al manto acuífero de la zona.

Así, este segmento de la población del Distrito VI y del VII del municipio de Managua adolece ver que las calles de su comunidad se caractericen por los hilos de agua jabonosa y charcos fétidos.

“Cada quien tiene su letrina y el agua usada para lavar se lanza a la calle, pero también hay quienes solo hacen un canalito o ponen un tubo y el agua corre por la calle o se encharca”, comentó Carlos José Zeledón Meza, de 79 años, quien asegura que es nacido y criado en esa comunidad.

Quejas

Zeledón indicó que año tras año se hace el reclamo a los funcionarios de la alcaldía capitalina, pero no hay respuesta a la demanda.

Zeneida Hernández dijo que con la ampliación de su calle los ingenieros del proyecto aseguraron que esto incluía la red de tubería para las aguas servidas, pero fue frustrante ver que cerraron la calle con concreto hidráulico y no metieron ningún tubo.

“Eso significa que no van a poner los tubos para aguas negras, que el problema va para rato y seguiremos con la suciedad en las calles”, refirió Hernández.

El especialista en agua y asesor ambiental Julio Sánchez aseveró que el problema de la contaminación no es solo superficial, sino que también puede haber afectaciones incluso en la subcuenca oriental del  acuífero de Managua, que provee del vital líquido a los capitalinos de la zona.

  • Además del mal uso de los suelos, también se utilizan los pozos secos como sumideros para aguas fétidas.

Explicó que sería prudente hacer un estudio para determinar los niveles de contaminación por la falta de alcantarillado sanitario. Para eso se debe tomar en cuenta la cantidad de población, el tipo de residuos que absorbe el área y el tiempo de exposición.

“Un problema de la zona es que el manto freático no es tan profundo y dado que se habla de aproximadamente cien años de existencia de esa comunidad y del crecimiento poblacional, podría esto contribuir a la contaminación, aportando bacterias como los coliformes fecales, alterando la calidad del agua para consumo humano”, reveló Sánchez.

El especialista señaló que esto representa un riesgo bacteriológico que debe ser una alerta para las autoridades correspondientes, por el riesgo a la salud.

Suelos

El concejal por el Partido Liberal Constitucionalista, Róger Reyes, manifestó que además de la reducción del recurso hídrico subterráneo, por el mal manejo de los suelos y la deforestación, se suma la contaminación en una zona que produce 240,000 galones de agua al día para el consumo humano.

“Hay una lista de al menos 17 propiedades en Sabana Grande que, como sus pozos de agua se secaron, ahora utilizan estos como sumidero y lanzan sus aguas servidas, lo cual es una gran irresponsabilidad”, dijo Reyes.

El concejal mencionó que a pesar de la antigüedad de Sabana Grande, donde una de las casas más antiguas data de 1912, hay muy poca inversión por parte de la municipalidad y de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, que ahora se coordinan en el desarrollo de proyectos para evitar recubrir calles mientras no tengan su alcantarillado sanitario.

“Contrario a Sabana Grande, la recién construida Ciudad Belén cuenta con un pozo para el tratamiento de aguas residuales, ubicado en la esquina noreste”, comentó Reyes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus