•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se están adaptando las paradas de buses con rampas para las personas que andan en silla de ruedas; sin embargo, ¿de qué valen si ya no sirven los ascensores de las unidades de transporte urbano público? Esa pregunta se la hace José Antonio Gutiérrez, presidente de la Asociación Nicaragüense de Discapacidades Físicas Severas (Andis).

Ante este problema, entre otros, varias organizaciones de personas con discapacidad trabajan con el objetivo de que el gobierno municipal y las cooperativas de Transporte Urbano Colectivo reparen al menos 30 de las 35 unidades que poseen ascensores.

“Esto es parte del proyecto Promoviendo los Derechos de las Personas con Discapacidad para el Ejercicio de una Ciudadanía Plena, el cual tiene tres componentes: la accesibilidad en el transporte, acceso a la justicia e inserción laboral”, explicó Gutiérrez.

Marco legal

Detalló que Nicaragua cuenta con una ley para las personas con discapacidad, la firma y ratificación del instrumento y protocolo facultativo de la convención de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad y bajo estos instrumentos plantean las acciones a desarrollar.

“Según lo especificado, el Estado de Nicaragua tiene que brindarnos la accesibilidad en los entornos físicos, urbanos y rurales, tanto en edificaciones como en el transporte colectivo. Por eso en este proyecto financiado por Usaid buscamos el cumplimiento de la ley”, dijo Gutiérrez.

Acuerdo

Alegó que uno de los puntos principales en temas de accesibilidad es la rehabilitación de los ascensores. En 2009, con el cambio de la flota de buses, el acuerdo era que el 10 por ciento de las 835 unidades tuvieran ascensores, pero esto quedó en 5 por ciento.

“La intención era que se llevara a cabo como proyecto piloto en Managua y luego se ampliara al resto del país, pero las cooperativas en poco tiempo dieron por dañados los ascensores y no repusieron los sujetadores de piso para las sillas de ruedas. Para resolver el problema actualmente estamos en coordinación con el Instituto Regulador del Transporte del Municipio de Managua (Irtramma) y  la Alcaldía de Managua para buscar el apoyo de los concejales, pero también para coordinar una reunión con las federaciones de cooperativas de buses y llevar la propuesta”, dijo el representante de Andis.

Por otra parte, Mario Estrada, de la organización Caminando, destacó que otro de los elementos del proyecto es la inserción laboral, según lo que contempla en materia de discapacidad en la Constitución y el Código Laboral.

“Tratamos de coordinar un plan de trabajo y visitas a través de los inspectores del Ministerio del Trabajo para ofertar la mano de obra con discapacidad. Queremos demostrar que somos personas útiles a la sociedad y tenemos derecho a una vida digna. Esto incluirá también capacitación de personas con discapacidad y su certificación por parte del Instituto Nacional Tecnológico”, confió Estrada, indicando que según la ley, por cada 50 trabajadores en una empresa debe haber dos personas con discapacidad, pero esto no se cumple. Actualmente solo el 0.9 por ciento de los trabajadores en empresas tiene alguna discapacidad.

El tercer elemento es el acceso a la justicia y el trato digno a las personas con discapacidad,  Leobardo Calderón, representante de Odispa, está coordinando con las autoridades judiciales y policiales la capacitación para una mejor comprensión de las discapacidades y puedan ejercer justicia de forma más acertada con el sector.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus