•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre la década del 60 y 70, en Nicaragua se levantaron muchos edificios de carácter moderno. A la fecha, la gran mayoría de edificios que resistieron el terremoto de 1972 no cuentan con protección ni con iniciativas de conservación o restauración. En ese sentido, el “antiguo” edificio administrativo de la Empresa Nacional de Luz y Fuerza (1968-1970) podría desaparecer, al igual que otros de su zona y época.

Donde era Enaluf hoy opera el Ministerio de Gobierno. Este edificio fue llevado a cabo para facilitar el servicio de energía y unificar las operaciones de la empresa en 1968. Fue construido a partir de una licitación pública, por el consorcio Cardenal Lacayo Fiallos, Néstor y Armando Pereira en 1970 y proyectado por el arquitecto José Francisco Terán Callejas, recientemente homenajeado por su legado arquitectónico.

El arquitecto también fue el diseñador del Teatro Nacional Rubén Darío, el campus del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas  (Incae) y de otros proyectos notables.

Estructura

Enaluf estuvo ubicado en las laderas de la Loma de Tiscapa y emplazado sobre un lote esquinero donde transitan al este el bulevar Tiscapa, y al norte la avenida de la Tribuna o avenida Somoza.

Es una de las joyas arquitectónicas escondidas en la capital que muy pocos ubican. Sin embargo, es un edificio de hormigón pintado en color blanco, con fuerte expresión estructural y resuelto en una forma distinta de llegar al suelo.

Es decir, se liberó el primer nivel de la planta baja con arcos de medio punto para continuar visualmente la explanada y resultando en una particularidad de la obra, pues Nicaragua construía por aquellos años y, mayoritariamente, a ras del suelo.

José F. Terán lo diseñó en dos cuerpos, uno vertical de seis niveles y otro horizontal que reunía —en sótano y planta baja— las funciones comerciales de su época. Este edificio ha desafiado el tiempo, resistido agresiones de terremotos, guerras civiles, abandono y, más aún, intervenciones desmesuradas.

Modernidad

Es un clásico de la arquitectura e ingeniería, un monumento de la modernidad. Representa una manera de proyectar edificios de oficina, como también representa un aprendizaje en Estados Unidos, un desarrollo económico que vivía Nicaragua y una aplicación de técnicas antisísmicas.

Concentró una intensa vida social como espacio de uso comercial, escenario de actos, discursos y presentaciones. Una infinidad de aconteceres asociados a la tecnología del momento. Ha sido, desde 1972, caso de estudio y presentado en numerosos congresos e informes relacionados con eventos sísmicos del mundo.

A pesar de su importancia histórica, esto aún no logra encender el actuar de los arquitectos, ingenieros, especialistas u organizaciones amantes del patrimonio. Por lo tanto, continúa expuesto al deterioro. Hace un par de meses fue publicado mi libro "Arquitectura Moderna en Nicaragua 1960-1970. Una aproximación a la obra de José F. Terán Callejas" y una exposición del mismo nombre donde se registraron obras de este arquitecto y edificios que aún definen parte de la ciudad.

De pie

Mayoritariamente, las obras apuntadas ahí continúan funcionando y en buen estado. Ellas son ejemplos del movimiento moderno, o sea, obras marcadas por un cierto progreso material, en permanente diálogo con el paisaje local y “con líneas simples, adornos sencillos y elegancia sobria”, como describe Pablo Antonio Cuadra una casa nicaragüense.

El objetivo de este escrito pretende, principalmente, crear conciencia, rescatar y reconstruir la historia del edificio Enaluf, para que sea valorado y conocido por nuevas generaciones. Sería útil que las instituciones a cargo integraran equipos expertos para realizar el trabajo adecuado y de esta manera ejercer su autoridad para protegerlo. Se pretende, además, motivar a la preservación de edificios con gran valor cultural, pues su importancia va más allá de la estética.

Enaluf reconoce su paisaje, reúne indiscutiblemente los ingredientes de una “identidad arquitectónica nicaragüense”.

El patrimonio arquitectónico moderno es un elemento esencial a partir del cual los pueblos construyen o dejan sus rastros de identidad y su sentido de pertenencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus